e-revista de @amytsmedicos: PROFESIÓN. La saturación de la urgencia hospitalaria y de la Atención Primaria: es necesario actuar

http://amyts.es/er110-profesion-la-saturacion-de-la-urgencia-hospitalaria-y-de-la-atencion-primaria-es-necesario-actuar/

La situación de colapso en la que viven inmersos estos días los hospitales madrileños ha sido ya objeto de análisis en nuestras páginas, tanto en casos particulares como el del Hospital del Henares como desde la perspectiva de conjunto. Y la situación no es exclusiva de nuestro entorno: otras comunidades autónomas, como Galicia o Castilla-León, entre otras, están viviendo la misma situación, que también afecta a otros sistemas sanitarios, como el británico. Se trata de un problema recurrente que los profesionales que lo viven a diario, y los que lo hemos experimentado en algún momento de nuestra trayectoria profesional, consideramos inaceptable tanto desde el punto de vista de la salud laboral propia como del de la calidad de la atención a los usuarios. Y, sin embargo, que se acepta como inevitable, cuando no se niega descaradamente, por las autoridades políticas, que tan sólo lo afrontan de forma parcial (parcheada) y momentánea para salir del paso, y dejan olvidado en cuanto desaparece de los titulares de las noticias.

Se trata de un problema complejo, como bien expone un análisis reciente del King’s Fund y viene refrendado por multitud de estudios y análisis previos: desinformación de la población, envejecimiento e incremento de las necesidades sanitarias, consumismo sanitario, saturación de la Atención Primaria, escasez de dispositivos de atención sociosanitaria, falta de coordinación entre servicios… Y quizás ahí esté parte de su abandono, en que las soluciones no son ni simples ni fáciles. De esta forma, el responsable politico de turno (con un horizonte a corto plazo) no emprende las medidas necesarias, pues su visibilidad no será la que él mismo necesite para la próxima reelección o nombramiento, ni dependerá tan sólo de su departamento o iniciativa personal, al ser un problema de naturaleza multidimensional. A diferencia de lo que ocurre en el Reino Unido, no se ve en nuestro país un planteamiento serio sobre el tema en nuetros responsables sanitarios o políticos. Las cosas volverán a repetirse, igual o peor, en años sucesivos, ahondando la desesperanza de los profesionales que deberán hacerles frente.

Una situación parecida se vive, de forma crónica, en la Atención Primaria, y no está desconectada de la anterior: forma parte de su universo causal, a la vez que experimenta la misma inacción de los políticos y sume en la desesperanza a los profesionales. La negación por parte de los responsables sanitarios, la extensión de cortinas de humo y la falta (o el inexplicable retraso, como en el caso de la puesta en marcha de la prescripción electrónica) de medidas correctoras hacen que la situación se haya convertido en crónica y con evolución al agravamiento progresivo. Paradójicamente, el nivel asistencial que debería ser pilar de la asistencia sanitaria a los casos complejos, a través de proyectos de coordinación asistencial y continuidad de cuidados, contempla cómo su propia complejidad no es afrontada ni con coordinación ni con continuidad. Y lo triste es que, a diferencia de la población, en este caso ni siquiera le queda un recurso de urgencia al que acudir. “Cuidar al cuidador” es algo que no se cumple, pues, en nuestro caso. Y algo parecido ocurre con las urgencias extrahospitalarias.

Se hace, por tanto, cada vez más necesario que los propios profesionales y sus organizaciones se pongan en marcha para reclamar los cambios necesarios. No sólo para proteger su propia salud o la de los ciudadanos, sino también para sacar del engaño a una sociedad que no quiere ver alguno de los problemas reales a los que se enfrenta. Así lo han hecho, por ejemplo, los médicos generales británicos, cuyas entidades representativas han orquestado una campaña en defensa de la Medicina General buscando el apoyo de la ciudadanía: el Royal College of General Practitioners lanzó la iniciativa “Pon primero a los pacientes. Respalda la Medicina General”, y la Asociación Médica Británica (BMA) la campaña “Tu médico general te cuida”. Esta última ha dado un paso más allá, y ha enviado recientemente a los médicos generales un manual práctico sobre cómo hacer frente a las presiones asistenciales y financieras a que se ven sometidas las consultas, con medidas concretas como el rechazo razonado de intervenciones no incluidas en su contrato asistencial, siempre que ello no ponga en riesgo la salud de los pacientes.

Es la hora de actuar, y las organizaciones profesionales son conscientes de ello. Hay que ir calentando motores.

Miguel Ángel García Pérez
Médico de familia. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s