@amytsmedicos: CON FIRMA de un gran compañero. “Medicina de Familia y Universidad. La experiencia de la Universidad Autónoma de Madrid”, por Esteban González

http://amyts.es/con-firma-medicina-de-familia-y-universidad-la-experiencia-de-la-universidad-autonoma-de-madrid-por-esteban-gonzalez/

CON FIRMA. “Medicina de Familia y Universidad. La experiencia de la Universidad Autónoma de Madrid”, por Esteban González

0

114 Esteban González 3x3 cmQuerría empezar esta tribuna con una reflexión acerca del artículo publicado en 1961 por el Profesor Kerr L. White (The ecology of medical care). En el mismo se concluía que, de cada 1.000 personas seguidas durante un mes, únicamente 750 refirieron algún síntoma o problema de salud, y de estas únicamente 250 consultaron a un médico. De las 1.000 personas estudiadas, solamente una tuvo que ser ingresada en un hospital docente.

Años después, en 2001, un grupo de investigadores ha actualizado los datos del estudio de White (The ecology of medical care revisited). El análisis de los mismos, a pesar de los cambios sociales, económicos y de los patrones de morbilidad, sigue yendo en la misma dirección. De cada 1.000 personas, 800 presentan algún síntoma, de ellas 327 consideran la necesidad de consultar a un médico, aunque sólo 217 lo hacen. Al final un paciente de cada mil es ingresado en un hospital universitario.

Ambos estudios ponen de manifiesto varios temas. Uno de ellos es la gran cantidad de síntomas que no son atendidos por los médicos, lo cual representa una posible morbilidad nada desdeñable. Por otro lado también se demuestra que parte de la docencia o de la asistencia se realiza más sobre la rareza que sobre la normalidad.

Por sí mismos, estos datos sugerirían la necesidad de que existan médicos que conozcan todas las diferentes formas de enfermar, tanto las que llegan a los hospitales como las que no lo hacen. Y, por otro lado, no se puede negar la peculiaridad de esos procesos mal definidos que son el gran campo de actuación de los médicos de familia. Un sistema sanitario que viva a espaldas de esta realidad docente y asistencial estaría abocado a ser absolutamente ineficiente y a tratar muchos problemas en modo y lugar inadecuado.

Hagamos un poco más de historia. El nacimiento de las especialidades médicas y quirúrgicas durante el final del siglo XIX y el comienzo del XX, gracias a los grandes avances del conocimiento médico, trajo una enorme mejora en las posibilidades para diagnosticar y tratar adecuadamente a los enfermos; pero también trajo una fragmentación de la asistencia, ya que no había un único médico de referencia para el paciente. Asimismo, al enseñar los aspectos más especiales de las enfermedades, se dejaron de enseñar los temas generales médicos. Ya en 1966, en el informe Millis (Estados Unidos) se reconocieron los grandes avances médicos, pero se pidió la vuelta de un médico que centralizara y coordinara todo el cuidado de los pacientes.

El aumento de la esperanza de vida, la necesidad de atender adecuadamente a los pacientes con una multitud de problemas crónicos y la integración de los aspectos curativos y preventivos pusieron todavía más de manifiesto la necesidad de los médicos de cabecera. Para que un especialista de un hospital atienda lo que tiene que atender y no otra cosa, los médicos de familia han de hacer lo que tienen que hacer, derivar lo que haya que derivar y asumir la patología que han de asumir. Un buen equilibrio vendría dado por no quedarse lo que no hay que quedarse y no derivar lo que no haya que derivar. Un sistema sanitario que no contemple esta sencilla máxima tenderá inevitablemente a la descoordinación y a una total falta de eficiencia.

Del conocimiento mutuo y de la coordinación entre ambos niveles asistenciales, vendrían los mayores éxitos. Un funcionamiento asistencial óptimo del nivel primario de salud es clave para la gestión del nivel hospitalario. Los médicos de ambos niveles asistenciales han de dedicarse únicamente a atender pacientes y no han de asumir otras tareas.

Y si los médicos de familia no pueden estar fuera de la asistencia habitual, tampoco pueden ser ajenos a la docencia médica. Únicamente en Estados Unidos hay más de 80 departamentos universitarios de Medicina de Familia. En Europa hay departamentos de Medicina de Familia en más de 75% de universidades de Alemania, Bélgica, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, Finlandia, Holanda, Hungría, Irlanda, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido y Suecia (Harzheim, Casado y Bonal, 2009). Por el contrario en España hasta hace poco no se ha considerado la función docente que deben asumir los médicos de familia.

El seguimiento y detección de los problemas crónicos, la integración de la asistencia con la prevención, y la atención cercana y accesible a los pacientes, son algunos de los temas característicos del campo de la Medicina de Familia que no sólo han de ser conocidos por todos los futuros médicos, sino que además son una forma de procurar una asistencia integral, integrada y eficiente.

Poco a poco la Medicina de Familia se va incorporando en los planes de estudio de las facultades de Medicina españolas, pero no existe en todas. En la mayoría de ellas, la Medicina de Familia toma la forma de una asignatura o de unas prácticas obligatorias, que son siempre muy bien valoradas por los alumnos. A fin de cuentas, los futuros médicos decidieron serlo para atender pacientes “en general”, y eso es lo que a diario hacen los médicos de familia españoles. Abundando en ello, el Libro Blanco de la Titulación de Medicina, a partir del cual se establecen las directrices generales y los planes de estudio de las facultades, creó un área competencial denominada Medicina de Familia.

La discusión se podría plantear desde una doble vertiente: ¿enseñar Medicina General o enseñar Medicina en general? ¿Enseñar una disciplina que tiene unos contenidos propios o colaborar con el resto de disciplinas a obtener un graduado en Medicina polivalente que conozca adecuadamente todos los escalones del sistema sanitario? De lo que no hay ninguna duda es que, independientemente de la forma que se adopte, hay que enseñar a los futuros médicos la medicina que no llega a los hospitales, y la que a veces no tiene por qué llegar.

Por ello celebraciones como a la que asistiremos el próximo día 25 de febrero son un verdadero motivo de satisfacción. Se cumplen 10 años de la creación de la Cátedra Universidad Autónoma de Madrid (UAM)-Novartis de Medicina de Familia y Atención Primaria. Esta cátedra ha servido para impulsar de una forma inequívoca la investigación y la docencia sobre Medicina de Familia en la Universidad Autónoma de Madrid. El apoyo decidido de los sucesivos equipos rectorales y decanales, la entrega de todos los docentes, profesores asociados, honorarios, y colaboradores clínicos, y la dirección del Profesor D. Ángel Otero, hizo el resto y consiguió lo que parecía casi imposible.

La creación en 2004 de la Cátedra UAM-Novartis de Medicina de Familia y Atención Primaria supuso un fuerte impulso para el desarrollo y consolidación de la Unidad Docente de Medicina de Familia, que ya existía desde 1986. Ello fue debido a la posibilidad de contar con recursos puestos a disposición de la Unidad, desde la propia cátedra de patrocinio, y que permitieron disponer de una plaza de Profesor Asociado y de apoyo a las labores de secretaria y coordinación entre alumnos y profesores en las nuevas actividades docentes.

En el convenio de creación de la cátedra se recogía explícitamente la participación de la misma en actividades de apoyo a la docencia de pregrado relacionadas con la Medicina de Familia y la Atención Primaria, en coordinación con la programación docente que realizaba la Unidad Docente Interdepartamental de Medicina de Familia y Atención Primaria. Asimismo, desde la Cátedra UAM-Novartis de Medicina de Familia y Atención Primaria se resaltó la importancia de que los médicos de familia se incorporaran a proyectos de investigación y realizaran tesis doctorales como paso imprescindible para la carrera universitaria. En este sentido se concedieron becas para proyectos de investigación y para tesis doctorales desarrolladas por médicos de familia pertenecientes a la Unidad Docente. Con éste mismo objetivo, junto con las otras cátedras de Medicina de Familia patrocinadas por Novartis (Universidad Autónoma de Barcelona y Universidad de Zaragoza), se convocaron en 2008, 2009, 2010, y 2011 premios a las mejores tesis presentadas por médicos de familia en toda España.

En una primera fase (Licenciatura en Medicina) se impartieron en la UAM diferentes materias relacionadas con la Atención Primaria y la Medicina de Familia: optativas (Contacto precoz con el paciente en Atención Primaria, Medicina de Familia) y obligatorias (rotación obligatoria de todos los alumnos de 6º curso por los centros de salud). Posteriormente, y ya en el Grado de Medicina, la Unidad Docente de Medicina de Familia colabora en impartir la asignatura obligatoria Introducción a la Práctica Clínica e imparte la también materia obligatoria, Medicina de Familia. Los alumnos han de rotar durante un mes en un centro de salud universitario, y pueden realizar también en el mismo su Trabajo Fin de Grado.

El objetivo de las instituciones docentes ha de ser formar los profesionales que la sociedad necesita, y una facultad de Medicina que no contemple la docencia sobre los aspectos generales de la Medicina mantendrá la no deseada separación entre la docencia y la asistencia.

Esteban González López.
Profesor Asociado. Unidad Docente de Medicina de Familia.
Departamento de Medicina. Universidad Autónoma de Madrid
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.

A %d blogueros les gusta esto: