En la e-revista de @amytsmedicos CON FIRMA. “Queridos compañeros, que Dios nos pille confesados”, por Alfonso López

http://amyts.es/con-firma-queridos-companeros-que-dios-nos-pille-confesados-por-alfonso-lopez/

CON FIRMA. “Queridos compañeros, que Dios nos pille confesados”, por Alfonso López

0

115 AMYTS Alfonso López Gª de Viedma 3x3 cmPues si, si ocurriesen las cosas que me han venido a la mente mientras intentaba coger el sueño………. ¡que Dios nos pille confesados! Voy a intentar explicarme.

A raíz de las dos cartas que he escrito recientemente, una dirigida al señor Ministro de Sanidad (pues me había dado la cena por aconsejar a la población que no acuda a urgencias para no colapsar los hospitales, que acudiesen a Atención Primaria, que no pasa nada porque se colapse, para eso es la puerta de entrada del sistema público de salud) y otra a la Administración (por el bochornoso espectáculo que ha montado con el concurso de traslados, la falta de respeto y trato vejatorio que ha dado a los profesionales sanitarios), he recibido infinidad de correos, llamadas a mi móvil y guasaps ( incluso de compañeros que no conozco) que me han provocado una mezcla de satisfacción y de angustia. Satisfacción, pues de verdad que me han emocionado, he comprobado que me apreciáis, como así reflejaba en mi último escrito, me habéis felicitado por las cartas, por lo que digo, por cómo lo digo, por expresar el sentimiento de la mayoría, por decir las cosas que muchos pensáís pero que por un motivo u otro no las decís, me habéis dado las gracias por mi trabajo constante en la defensa del médico, de su dignidad, de su ética, de su profesionalidad, y por intentar siempre recuperar el orgullo de ser médico.

También me habéis comentado que sentís que me vaya, que me jubile, que dejaré un hueco difícil de llenar, y que me comprendéis, que tengo derecho a un merecido descanso y me deseáis una feliz jubilación, pero a la vez me habéis dicho cosas que me han hecho reflexionar, como “¡¡¡Qué suerte tienes que ya te jubilas!!! Yo no creo que aguante hasta la jubilación, estoy pensando en irme antes”, “¡¡¡ Yo no aguanto mas, me voy a la privada!!!” o “¡¡¡Me voy al extranjero !!!”, e incluso algo que yo pensaba que no iba a oír nunca, “Estoy pensando en dejar la Medicina y dedicarme a otra cosa”.

Y ha sido en estos momentos cuando me ha entrado la angustia al pensar: ¿qué pasaría si de verdad los médicos, hartos del trato recibido por esta Administración, de sus engaños, mentiras, incumplimientos, recortes, abusos, ilegalidades,maltrato, abuso de poder, vejaciones y falta absoluta de respeto hacia nuestra persona, dejásemos de trabajar en la sanidad pública, y a los que nos jubilamos por edad y obligación se uniesen los hartos, los aburridos, los que ya no soportan mas, o sea, los prejubilados, los que huyesen a la privada o al extranjero? ¿Quien atendería a los pacientes en Atención Primaria y SAR? ¿Quién abriría la famosa puerta de entrada del sistema público de salud? ¿Quién trabajaría en los hospitales ? ¿Quién atendería las urgencias?… En definitiva, ¿quién haría de médico?

Y es cuando me han venido a la cabeza unos pensamientos que me han angustiado aún mas, si cabe, de lo que ya estaba…. ¿Quien haría de médico? Y teniendo en cuenta que vivimos en un país donde la gente sabe más de Medicina que de fútbol (y ya es decir), en un país en donde cualquiera sabe de Medicina, donde cualquiera habla, opina e incluso debate sobre Medicina gracias entre otras cosas a internet, a esos estupendos fascículos que se reparten de manera gratuita con la prensa dominical y, sobre todo, a esos maravillosos programas televisivos en que, a lo largo de la mañana, sus invitados e incluso sus presentadores enseñan y aconsejan sobre temas de salud, algunos con una frivolidad que asusta, como por ejemplo la magistral clase práctica que recibimos de la presentadora de la 1 de TV sobre como se debe quitar uno los guantes en el caso Ebola, con seguridad… Me dejó atónito,no puedo definir la sensación que experimenté al verla, me quedo sin palabras.

¿Y qué pensamientos son? Pues que van a hacer de médicos nuestros queridos políticos, nuestros queridos ministros de Sanidad y nuestros queridos consejeros de Sanidad, faltaría mas, si todo el pueblo sabe de Medicina, ¿cómo no van a saber ellos, personas cultas, universitarias, trabajadoras, responsables, humanas, éticas, nobles, con enorme vocación de servicio público y de sacrificio…? No sé cómo no me había dado cuenta antes… ¡Ya chocheo!

Pero luego, fríamente y analizando la situación, pensé: “Tranquilo, Alfonso, que estos no valen para esto. ¡Cómo van a valer para hacer de médicos si no han valido nunca para nada, si no han podido hacer peor las cosas, si tenemos unos políticos en general que lo que dan es pena, liados los unos con los otros, con denuncias, corrupciones, insultos y descalificaciones constantes, si tenemos unos ministros que han sido una cruz para los médicos, incompetentes a más no poder, sin ideas, sin propuestas, sin acciones, sin nada de nada, si tenemos unos consejeros que han sido un desastre nacional, egoístas, soberbios, hasta diría que con una dosis de chulería importante, que han fracasado en todo lo que han intentado, a la cabeza la famosa privatización, incluso uno que ha dejado una huella imborrable, uno que ha dejado a la profesión médica a la altura del betún, uno que se ha permitido  decir a una auxiliar de clínica que se debatía entre la vida y la muerte que mentía, que no tenía pruebas -lo decía de su cosecha-, uno que ha faltado al respeto a los enormes profesionales que se estaban jugando la vida al decir que para quitarse un trajecito de nada no hacía falta hacer un máster, uno que se ha permitido el lujo de decir que si hay que dimitir, pues se dimite, yo tengo la vida resuelta, soy médico, uno que además de haber menospreciado y ofendido a los profesionales sanitarios en general, ha hecho un daño inmenso a sus compañeros médicos con esa frasecita final de YO SOY MEDICO, uno que ha demostrado que es un maleducado y mas chulo que un ocho…! No, éstos, definitivamente, por mucho que se empeñasen, no podrían hacer de médicos… Y me alivié.

Así que una vez mas relajado y tranquilo al comprobar que esta gente no iba a poder hacer de médico, me fue entrando el sueño y conseguí dormirme… Cuando me desperté no sabía muy bien si lo había pensado o lo había soñado. No sé, deseo de corazón que hubiese sido un sueño, pero lo que si sé es que pasé una mala noche, una mas y ya van….

Un abrazo, compañeros.

Alfonso López García de Videma.
Medico de Familia DAE. Delegado sindical de Amyts.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.

A %d blogueros les gusta esto: