@AMYTSMEDICOS, “De aquellos polvos vienen estos lodos” CON FIRMA. “Gestión inhumana de los recursos humanos”, por Miguel Ángel García

http://amyts.es/con-firma-gestion-inhumana-de-los-recursos-humanos-por-miguel-angel-garcia/

CON FIRMA. “Gestión inhumana de los recursos humanos”, por Miguel Ángel García

0

107 Miguel Angel Garcia  3x3 cmEl término “recursos humanos” produce siempre un cierto “chirrido” intelectual, pues conjuga en el mismo concepto la noción de recurso (por tanto, algo sometido a utilización para el desarrollo de una actividad) y la de ser humano (cuya dignidad parece contraria a la mera utilización por parte de otros). Y, sin embargo, no se trata de conceptos contrapuestos, siempre que se utilicen con plena conciencia del imperativo categórico que Kant formulara hace ya más de tres siglos:

Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin, y nunca sólo como un medio

Es decir, que a diferencia del resto de recursos utilizados en la atención sanitaria, o en otros ámbitos de actuación, el “recurso humano” ha de ser tenido en cuenta como fin, y no sólo como medio, para actuar éticamente. Y nada más obligatorio que esto, por cierto, para quienes tienen la responsabilidad de gestionar los servicios del Estado, dado que su responsabilidad es también la de considerar a los “recursos humanos” como los ciudadanos que son, ya que no dejan de serlo por realizar su “función”.

Bien, pues los procesos de selección y provisión de profesionales para la Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) aún en marcha muestran bien a las claras que la Consejería de Sanidad madrileña no piensa lo mismo:

  1. porque sometió a los candidatos a nuevas plazas de médicos de familia, pediatras y enfermeras a un examen tan duro y absurdo que consiguió que no superaran el corte establecido en los respectivos concursos un número suficiente de candidatos. No sólo nosotros, o los propios opositores, protestaron por ello, sino que la crítica se extendió por numerosos foros de expertos en torno a la Atención Primaria;
  2. porque acumuló dos procesos que requerían de un importante apoyo administrativo de la propia Consejería (para las certificaciones de tiempo trabajado) en el mismo lapso temporal, provocando el atasco de sus propios servicios (¡qué pena contemplar las oficinas de personal del SERMAS con carpetas y documentación por los suelos, con unos administrativos absolutamente desbordados por el trabajo, intentando atender a todos los profesionales que por allí se acercaban!) y manteniendo en vilo a los profesionales implicados, que veían cómo transcurría el tiempo y no recibían las correspondientes acreditaciones;
  3. y porque, como consecuencia de todo ello, se han producido múltiples errores en la consideración de méritos que ahora siembran la duda sobre los destinos finales que obtendrán los médicos que solicitaron traslado (lo que haría necesario, para ser respetuosamente resuelto, la publicación de un nuevo listado provisional, como última oportunidad de renuncia para profesioales que pueden ver cambiado en el último momento el destino para el que son asignados).

Es difícil prestar servicios sanitarios, y mucho más hacerse coherentemente responsable de los mismos, sin garantizar el mínimo respeto a la dignidad de los profesionales que realmente tendrán que prestarlos y ejercer una atención humana de la que a ellos se les priva. Algo menos de soberbia, y mucho más de cultura y humanidad, harían falta en las mentes de los gestores de nuestro sistema sanitario, pero el ejercicio del poder parece que obnubila determinadas capacidades. Quizás ésta debería ser la asignatura más potente en las escuelas de administración y negocios, pero me temo que, en ese caso, toparíamos con el caballero Don Dinero, y ya se sabe: donde hay capitán, no manda marinero. Ante el ejercicio del poder y ante el dinero, los valores parecen quedarse por el camino.

Por tanto, queda claro que llega el momento de la verdad, de que los médicos asumamos nuestro protagonismo y de que lideremos, realmente, la sanidad madrileña. Si no lo hacemos, seguiremos en manos de otros, y empeorando.

Miguel Ángel García Pérez
Director médico de la Revista Madrileña de Medicina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.

A %d blogueros les gusta esto: