Este es el Gabilondo de mis recuerdos de colegio. Melena (en ese tiempo todos teníamos pelo), buen aspecto y gran jugador de futbol.

http://www.elmundo.es/madrid/2015/05/21/555cde5be2704e294d8b45b4.html

Un hombre recto para reconquistar la ilusión

El candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad, Ángel...

El candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad, Ángel Gabilondo, con 18 años. E. M.

Hay frases que definen a una persona y pensamientos que lo adelantan. Ángel Gabilondo (San Sebastián, 1949) no levanta la voz, la desliza. Es de esas personas a las que les gusta que las palabras tengan espacios amplios para correr. Sus contestaciones no se atan con un si o un no, si no que, de repente, asoman demoledoras como un crochet a la sien. «Una persona que desde el vientre de su madre quiere ser ministro es un peligro público», le soltaba como si nada en una entrevista concedida a Iñaki Gabilondo, su hermano, al poco de subirse al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero en 2009.

Si la virtud está en el equilibrio de las cosas, en su justo medio, él ocupó el quinto lugar de nacimiento de una familia religiosa de nueve hermanos. Está casado y tiene dos hijos, y se declara seguidor de la Real Sociedad. Dice tener, como todo el mundo, sus banderas pero que no está en todo momento agitándolas.

Estudió Teología y llegó a entrar en la congregación de los corazonistas donde dio clases. Luego se trasladó a Madrid para seguir con su educación de Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma, en donde se doctoró. Es catedrático de Metafísica. En el mundo de la universidad es toda una referencia. Fue decano de Filosofía y Letras, rector de la Autónoma, vicepresidente de la Conferencia de Rectores, ministro de Educación y Cultura…y ahora quiere hacerse con la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Es seguidor de la Real Sociedad; está casado y tiene dos hijos

Como dice, la política siempre ha estado ahí y ha sido tentado en múltiples ocasiones para formar parte de ese mundo. Ligado al PSOE, aclara siempre que no es militante. Es difícil encontrar a nadie que hable mal de él. Incluso sus rivales políticos, con los que desgastaba las horas de negociación, le hacen ojitos. Una de las cosas que le pesan es no haber llegado a alcanzar un acuerdo sobre la educación durante su época de ministro. A última hora se frustró.

Gabilondo es de esas personas que se acercan a la política sabiendo que cada día que pasa es una jornada menos que le queda para dejar el cargo. «En cada sitio hay que saber que se está de paso», asegura sin dejar de ofrecer la mano tendida para llegar a acuerdos. «Yo soy fácil de convencer», dice.

En el regate corto es un tipo que se come el terreno sin darte cuenta. Sencillo, próximo, amable, extremamente educado… Lleva colgado el respeto de la pechera, mirando a todo el mundo por igual. Se ha escrito de él que cada noche anota en un papel sus pensamientos y frases más brillantes para que no se pierdan, ya que no cree que permanezcan ahí, en la cabeza, para siempre.

Se le podría definir como un hombre recto, de los que se colocan en tu posición antes de moverse. Está convencido de que puede cambiar las cosas, que hay otra forma de gobernar, de aproximarse a la ciudadanía apostando por los ciudadanos. No entiende la política sin su dimensión humana. Ha dicho que ha llegado a la política madrileña para quedarse, ya sea en el Gobierno o en la oposición. Lo que sí está claro es que el Parlamento autonómico con él no volverá a ser lo que ha sido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s