CONTRAPORTADA. “Notas de otoño 2015 sobre la política sanitaria de la Comunidad de Madrid”, por @josemfreire, portavoz de Sanidad del PSOE-M en la Asamblea de Madrid 0

http://amyts.es/contraportada-notas-de-otono-2015-sobre-la-politica-sanitaria-de-la-comunidad-de-madrid-por-jose-manuel-freire-portavoz-de-sanidad-del-psoe-m-en-la-asamblea-de-madrid/

CONTRAPORTADA. “Notas de otoño 2015 sobre la política sanitaria de la Comunidad de Madrid”, por José Manuel Freire, portavoz de Sanidad del PSOE-M en la Asamblea de Madrid

0

141 Freire 3x3 cm

La Sanidad: la responsabilidad de peso en el Gobierno regional

La Sanidad fue el gran tema estrella –en negativo- de la pasada Legislatura. Lo fue por que el PP hizo una política sanitaria increíblemente torpe, sectaria y prepotente, de privatizaciones insensatas, de recortes sin cabeza y de mal gobierno. La sanidad ha sido quizá la causa más determinante de que el PP haya perdido la mayoría absoluta para gobernar la Comunidad, abriéndose así una nueva etapa política, cuyas oportunidades es obligado aprovechar para fortalecer y mejorar la sanidad pública.

La Sanidad es la competencia-responsabilidad más visible, social y políticamente más prioritaria, y la de mayor peso económico-presupuestario del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Las Comunidades Autónomas (CCAA) son el nivel político-administrativo al que corresponde gestionar los cuatro servicios públicos básicos de las sociedades desarrolladas: Educación, Sanidad, Servicios Sociales y Transportes-Vivienda. El 90% del presupuesto del Gobierno de la Comunidad de Madrid corresponde a estos grandes servicios públicos. Por ello, la principal responsabilidad del Gobierno de la Comunidad es prestar estos servicios públicos a satisfacción de la población, con la máxima calidad, eficiencia y equidad.

El porcentaje de cada servicio público en el presupuesto de la Comunidad muestra su peso relativo en las responsabilidades del Gobierno regional: casi la mitad, el 45%, corresponde a Sanidad (7.292 mill€); el 27% a Educación (4.338 mill€), el 9% Servicios Sociales (1.384 mill) y el 9% Transportes-Vivienda (1.441 mill€). Es decir: Sanidad y Educación suman el 73% del presupuesto del Gobierno regional. Por ello, y por la muy alta prioridad social que tienen, sanidad y educación han sido, son y serán, las dos políticas centrales del Gobierno regional, …aunque a un observador externo de la vida política regional y de los medios de comunicación le costaría darse cuenta de ello.

20 años de Gobiernos PP: de dónde venimos en la Sanidad de Madrid

El PP ha gobernado en el Comunidad desde 1995 (¡20 años!). En su política sanitaria cabe distinguir dos etapas. En la primera, los gobiernos del Sr Gallardón (1995-2003), con las matizaciones que se quiera, hicieron un esfuerzo de racionalización y ordenación sanitaria, aunque con concesiones a la moda ideológica del momento, como era la ‘separación de funciones’. La aprobación de Ley de Ordenación Sanitaria (LOSCAM), pese a las críticas que merece, ilustra bien esta etapa. Su gestión de la transferencia del INSALUD, política de nombramientos, etc., fue continuista, y tuvo un contenido técnico-profesional razonable, sobre todo juzgado en comparación con la etapa siguiente.

La segunda etapa, la de los gobiernos de Aguirre-González (2003-2015) supuso una ruptura en la tradición sanitaria de la derecha española, en clave de desregulación, desprofesionalización de la tecnoestructura sanitaria de la administración, abandono de la salud pública y de la planificación sanitaria, pero sobre todo, de privatización. Ha sido un periodo marcado por la construcción atolondrada de 11 hospitales, sin planificación previa alguna, con un esquema financiero temerario (PFI), y una gestión privada que copió malamente a la nada ejemplar Comunidad de Valencia, también gobernada por otra rama descarriada del PP. Los Gobiernos del PP pretendieron implantar sólidamente la provisión privada en la Comunidad de Madrid, haciendo de la sanidad una ‘gran oportunidad de negocio’. Los dos primeros Consejeros de Sanidad del período (Lamela, Güemes) fueron políticos con contactos y ambiciones empresariales, nada inocentes en el contexto conocido después como Gürtel y Púnica. Esta etapa termina con las elecciones de mayo de 2015. La derrota de los insensatos planes privatizadores del Sr Gonzalez-Lasquetty a manos de la iniciativa legal de AFEM y del movimiento cívico-profesional ‘Marea Blanca’, la expulsión del Presidente González de la política por ello (y por otros motivos), lleva a la elección de una candidata ‘nueva’, la Sra. Cifuentes, para encabezar la lista del PP a la Comunidad en mayo 2015.

Dónde estamos tras las elecciones de mayo 2015

Las elecciones autonómicas de mayo 2015, aunque de momento permiten seguir gobernando al PP, han supuesto un gran cambio: el PP ya no tiene la mayoría absoluta. Ha perdido un tercio de sus diputados, pasó de 72 a 48, y se ha visto obligado a reinventarse para lograr un ‘Acuerdo de Investidura’ –que no de Legislatura- con Ciudadanos (17 diputados). Juntos suman 65 diputados, una ‘mayoría’ absoluta de justo un diputado, dado que PSOE tiene 37 y Podemos 17.

Evidentemente que la aritmética parlamentaria hubiera permitido otras alternativas de gobierno, entorno al PSOE, con diferentes combinaciones posibles. Sin embargo, desgraciadamente para la sociedad madrileña y la sanidad, Ciudadanos, con su Acuerdo de Investidura, ha hecho posible la continuidad del PP en el Gobierno de la Comunidad. Ello a pesar del castigo recibido por el PP en las urnas, de la evidencia de la corrupción institucionalizada, y de su desastrosa gestión de los servicios públicos, especialmente de la sanidad. En cualquier caso, estamos ante una situación claramente provisional hasta que pasen las Elecciones Generales del 20 de diciembre, y se configuren los acuerdos que auguran las encuestas.

¿Qué cabe esperar en Sanidad del Gobierno de la Sra. Cifuentes?

La corta etapa de la Sra. Cifuentes como candidata, y ahora Presidenta de la Comunidad, se caracteriza por: (1) presentar un Programa Electoral sanitario vacío de contenido sustantivo, más preocupado por esconder el pasado que por mostrar futuro alguno; (2) no llevar en puesto de salida de su lista de diputados a nadie con conocimiento, experiencia o trayectoria en política-gestión sanitaria -el anterior portavoz de Sanidad Dr E. Raboso iba en el número 72-; (3) nombrar un Consejero de Sanidad con trayectoria de comunicador en temas de salud, aunque sin experiencia en política-gestión sanitaria; (4) haberse desprendido en su casi totalidad del equipo sanitario del anterior Gobierno, y (5) dos derrotas parlamentarias en propuestas sanitarias importantes (sanidad de inmigrantes, y Hospital Collado-Villalba) presentadas por el PSOE, y haber acordado y votado con la oposición, el pasado 1 de octubre, una propuesta de Podemos que dará un giro de 180º a la política de Listas de Espera Quirúrgica del PP en la última década.

El programa electoral del PP y el Acuerdo de Investidura PP-Cs dan pocas claves sobre la política sanitaria del actual Gobierno PP. Por otro lado, el Consejero todavía no ha comparecido en Asamblea para explicar sus objetivos, prioridades y plan de trabajo, lo hará el día 20 de octubre. Entonces tendremos más elementos de juicio. Aunque éstos serán mucho más definitivos cuando se presente el presupuesto de Sanidad para 2016.

Por lo que vamos viendo, la política sanitaria del actual Gobierno del PP se centra en la defensa del statu quo, sin visión de futuro, y con escaso rigor-solvencia técnica. En esta primera parte de la Legislatura, hasta las Elecciones Generales, el principal objetivo sanitario del Gobierno de Madrid es evitar todo lo que perjudique las expectativas electorales del PP el 20 de diciembre de 2015. Luego depende, que diría Rajoy.

Objetivos del Grupo Parlamentario Socialista en SANIDAD esta primera parte de la Legislatura

El PSOE-M llevó a las Elecciones Autonómica de mayo 2015 un ambicioso Programa agrupable en tres grandes bloques: (1) Prioridad para Salud Pública y los valores de universalidad, solidaridad, equidad, etc., que nos mueven; (2) Propuestas para mejorar aspectos concretos e importantes de la sanidad con impacto directo en ciudadanos/pacientes; (3) Propuestas para el Buen Gobierno/Buena Gestión del sistema sanitario, sobre privatizaciones, transparencia y rendición de cuentas, profesionalización de la gestión, órganos de gobierno, respeto a los profesionales, etc.

Nuestro primer compromiso con la ciudadanía y los votantes es CUMPLIR EL PROGRAMA ELECTORAL. De momento no es posible hacerlo desde el Gobierno, pero los compromisos del Programa Electoral siguen siendo válidos también estando en la oposición, y ellos serán el referente de nuestra actividad sanitaria, en la Asamblea y fuera de ella.

Llamada a la profesión médica

La sanidad pública depende mucho de los gobiernos, del Central y sobre todo del Regional. Los gobiernos son necesarios pero no suficientes. Se precisa una sociedad civil activa y en ella las profesiones tienen un papel crucial. No hay buena sanidad sin buenos profesionales, ni sin organizaciones profesionales fuertes, socialmente responsables, que cultiven los valores del profesionalismo. La profesión médica tiene una responsabilidad social especial con la medicina, la sanidad pública y sus valores. Su implicación puede ser decisiva para cambiar las cosas, como se vio en la batalla contra la privatización sanitaria. Pero el grito de ¡si se puede! debe ir más allá de parar los desmanes del poder: ha de ser proactivo a todos los ámbitos que influyen en la sanidad y condicionan la práctica profesional, la atención a los pacientes y nuestra propia calidad de vida. La ventana de oportunidad que puede existir hoy en la Comunidad Madrid para mejorar la sanidad pública, y al tiempo las condiciones de vida y trabajo de los profesionales sanitarios, requiere mucho más activismo profesional para mejorar el gobierno y la gestión de la sanidad, y ello implica también dar un impulso regeneracionista y reformista a las propias organizaciones de la profesión médica (Colegio, Sociedades Científicas, etc.). Caveat emptor*.

Dr. José Manuel Freire Campo, médico neumólogo, profesor de la Escuela Nacional de Sanidad,

ex-consejero de Sanidad del Gobierno Vasco y portavoz de Sanidad en la Asamblea de Madrid del PSOE-M.

(*)  Caveat emptor en latín significa “dejar que el comprador tenga cuidado.” Una doctrina que a menudo pone a los compradores la carga de examinar razonablemente la propiedad antes de la compra y asumir la responsabilidad por su condición. Sobre todo aplicable a los artículos que no están cubiertos por una garantía estricta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.

A %d blogueros les gusta esto: