La poca credibilidad de las encuestas. Tres encuestas, tres resultados, tres cocineros

ENCUESTA Nº 1 EN EL ESPAÑOL

Sondeo de EL ESPAÑOL: El alza del PP aleja de la mayoría a la suma de Podemos y PSOE

http://www.elespanol.com/elecciones/elecciones-generales/20160618/133486998_0.html

De acuerdo con nuestro sondeo, el PP lograría alrededor del 125 escaños y sería primero. Le seguirían Unidos Podemos (85±9), PSOE (75±10) y Ciudadanos (42±8).

El PP ha recuperado terreno esta semana, mientras que UP y PSOE pierden dos escaños cada uno. Pero sigue sin haber mayorías claras: los dos partidos de izquierdas suman 160 escaños, que bien podrían ser 150 o 170; PP y C’s suman alrededor de 167.

La suma de centro-derecha parece más cerca del ‘número mágico’ de 170 diputados. Además tiene un factor a su favor: la abstención. Es probable que la abstención aumente y eso debería perjudicar al PSOE y quizás a Unidos Podemos. El PSOE es exitoso entre personas sin interés por la política y Podemos entre los jóvenes, dos grupos con tendencia a no votar.

El resultado de estas sumas es una de las incógnitas del 26J. De acuerdo con nuestro sondeo, ahora mismo tres escenarios son posibles. PP y C’s tienen un 40% de probabilidades de sumar 170 escaños. UP y PSOE tienen un 30%. Y en el 30% restante ninguna de esas dos combinaciones llega a 170 diputados.

Los votos que se mueven

El gráfico a continuación muestra la evolución de nuestras estimaciones de voto y el promedio de todas las encuestas.

En nuestro último sondeo hemos detectado una subida del PP y caídas del PSOE, UP y C’s, pero sin dinámicas bruscas. El promedio de encuestas apenas se ha movido en las últimas semanas.

Para entender este equilibrio podemos analizar las transferencia de voto. El gráfico siguiente representa cómo votarían hoy quienes en diciembre votaron por cada partido.

El PSOE y Ciudadanos tienen fidelidades bajas. Por su posición central, son los partidos con votantes más ‘líquidos’ y con más indecisos alrededor. Un 11% de los exvotantes del PSOE y un 17% de los de C’s no sabe o no declara su voto para el 26J. Son los dos partidos que se juegan más en la última hora.

Después de ciertos titubeos, el PP vuelve a ser el partido con votantes más fieles: un 82% repetirá su voto. El partido de Mariano Rajoy pierde un 5% de sus votantes en favor de C’s, pero lo compensa logrando atraer al 10% de los votantes de Rivera.

Podemos mantiene una alta fidelidad y sólo tiene una fuga del 5% en beneficio del PSOE. Los exvotantes de IU tienen muchas dudas -sólo la mitad tiene claro que votará por UP-, pero son pocos y por eso la coalición se mantiene arriba.

En resumen, no hay transferencias que dominen. No se ha producido una fuga de Ciudadanos al PP, ni tampoco una coordinación del voto de izquierdas en Unidos Podemos. Esas dinámicas podrían activarse en teoría, pero el tiempo se les agota. Sí hay otros factores que pueden mover los votos en estos últimos días: un vuelco del voto estratégico, la decisión de los indecisos y la abstención -o no- de las personas sin interés por la política.

Podéis consultar también nuestro modelo estadístico del 26J. Lo actualizaremos con todos los sondeos que se publiquen este fin de semana. El modelo además ofrece cálculos detallados en cada provincia y de posibles mayorías.

FICHA TÉCNICA

Se han realizado dos mil entrevistas a partir de un panel online. Netquest ha proporcionado los datos en bruto a EL ESPAÑOL. Kiko Llaneras ha calibrado la muestra y producido las estimaciones. En los próximos días se compartirán los ‘microdatos’ del sondeo con las entrevistas para que cualquier persona interesada —académicos, otros medios o los propios lectores– puedan hacer sus propios cálculos o responder otras preguntas.

Trabajo de campo. Entrevistas a partir de un panel online de captación activa (sólo por invitación) certificado con la norma ISO026362. El trabajo de campo lo ha realizado la empresa Netquest.

Tamaño de la muestra. 2.000 entrevistas online obtenidas con cuotas por sexo, edad, provincia, tamaño de hábitat, nivel de estudios y situación laboral.

Ponderación. Las 1.000 entrevistas de la primera oleada (del 7 al 10 de junio) tienen un peso del 40%, y la segunda ola (del 15 al 17 de junio) del 60% restante. He ponderado los datos brutos para calibrar por variables sociodemográficas: hábitat, estudios, situación laboral, y el cruce de sexo y edad. También he calibrado parcialmente por otras cuatro variables: interés por la política, televisión preferida para informarse, ideología y recuerdo de voto. La calibración consiste en aplicar un algoritmo de raking que pondera cada observación —cada uno de los 2.000 entrevistados— para ajustar a unos valores de referencia las distribuciones marginales de esas variables en la muestra. Los valores de referencia los he tomado de la Encuesta de Población Activa, del Censo Electoral y del INE.

Estimación de voto. Para producir las estimaciones de voto he usado los datos ponderados. Además he incorporado un modelo de «voto probable». Asumo que los indecisos entre dos partidos tienen un 50% de probabilidad de votar a cada uno. A las personas que no declaran intención voto pero sí recuerdo les asigno un 50% de probabilidad de repetir su voto de diciembre. También he asumido que el voto oculto favorece ligeramente a los partidos tradicionales: a las personas que no declaran intención ni recuerdo de voto les atribuyo una probabilidad mayor de votar al PP y al PSOE. Finalmente, reduzco la probabilidad de votar de los entrevistados que, preguntados por su voto del 20D, prefieren no contestar o afirman que votaron en blanco o no votaron.

Estimación de escaños. Para estimar los escaños he usado un modelo sencillo para proyectar sobre cada provincia los porcentajes de votos de PP, PSOE, Podemos-IU y Ciudadanos, ERC y DiL. La proyección depende sólo de los resultados del 20D. Para los partidos con menos voto del 1,5% no he usado los datos de nuestra encuesta —porque la muestra es demasiado pequeño—, sino que he asumido que repetirán sus resultados de diciembre. He simulado 15.000 elecciones para generar el primer gráfico, considerando la misma incertidumbre que en nuestro modelo del 26J. [http://datos.elespanol.com/elecciones-generales/la-cocina-26j/

Ámbito. Nacional.

Universo. Población española de 18 años y más.

Error muestral. Para un nivel de confianza del 95%, el margen de error de la muestra es del ±2,2%.

Realización del trabajo de campo. Del 7 al 17 de junio de 2016.

ENCUESTA Nº 2 EN EL PAIS

Unidos Podemos se consolida segundo y roza la mayoría absoluta con el PSOE

http://politica.elpais.com/politica/2016/06/18/actualidad/1466246754_337343.html

La coalición queda tres puntos por detrás del PP, que mantiene la primera posición pero se estanca, igual que Ciudadanos

1466246754_337343_1466263684_noticia_normal_recorte1.jpg


La irrupción en escena de Unidos Podemos, la coalición electoral pactada entre Pablo Iglesias y el líder de IU, Alberto Garzón, puede tener efectos más allá de alterar el equilibrio de fuerzas entre la izquierda. La masa crítica de votos que acumula, un 26% según el sondeo preelectoral de Metroscopia realizado para EL PAÍS, le permite rebañar restos en muchas circunscripciones y aumentar considerablemente sus escaños. No solo supera al PSOE como segunda fuerza. Debilita al PP y a Ciudadanos, que con porcentajes similares o superiores a los del 20-D pierden diputados. El bloque de izquierdas, en unas elecciones marcadas por la polarización, sale reforzado: Unidos Podemos y los socialistas rozarían juntos la mayoría absoluta.

La estrategia del desempate, impulsada por el PP y Unidos Podemos al ningunear al PSOE y a Ciudadanos y presentar estas elecciones como una batalla entre dos extremos, solo parece haber beneficiado a la formación de Pablo Iglesias. El Partido Popular sigue siendo la fuerza más votada según el sondeo de Metroscopia (29%), pero con un porcentaje de votos prácticamente idéntico al del 20-D (28,7%). Una victoria pírrica, a tenor de la estimación de escaños que se le atribuye: 114, nueve menos que los que obtuvo en diciembre.

La coalición formada por Podemos e Izquierda Unida, sin embargo, ha consolidado e incluso aumentado en unas décimas la segunda posición, según el sondeo. Unidos Podemos logra arrebatar al PSOE el liderazgo de la izquierda y puede conseguir algo más: trasladar a los socialistas la misma noche del 26-J, de confirmarse estos resultados, una notable presión ante la posibilidad real de que las fuerzas de izquierda sumadas se acerquen a la mayoría absoluta. Metroscopia atribuye a Unidos Podemos una estimación de 93 escaños, 22 más que los que obtuvieron entre los dos, pero por separado, el pasado 20-D. Junto a los 82 escaños que el mismo sondeo otorga al PSOE (ocho menos que en diciembre), sumarían 175 diputados. Estarían a un escaño de la mayoría absoluta, y sin ninguna necesidad de tener que contar con las formaciones independentistas.

El PSOE ha realizado una campaña a la defensiva que no le ha permitido avanzar en su expectativa de voto. Pedro Sánchez ha visto desdibujado su papel al tener que responder a tres estrategias en su contra; la polarización creada por el PP y Podemos, que le arrinconaba; la apropiación sin complejos por parte de Iglesias de la etiqueta de la socialdemocracia; y las acusaciones de indefinición ante su resistencia a desvelar qué pactos prefiere tras el 26-J. Como consecuencia, apenas ha variado su estimación de voto en los sucesivos sondeos y, con un apoyo del 20,5%, pierde incluso un punto y medio respecto del resultado que obtuvo en diciembre.

Paradójicamente, más allá de las consecuencias internas en el partido que un resultado así puedan provocar, los socialistas se pueden convertir, desde su tercera posición, en la fuerza central de la que dependa cualquier opción de formar un Gobierno.

Ciudadanos suma menos

Albert Rivera ha protagonizado una campaña ofensiva, para mantener la relevancia de Ciudadanos y no perder, a su vez, el espacio de la centralidad que sus votantes tanto aprecian. No le ha ido mal en ese sentido. Metroscopia le atribuye una estimación de voto del 14,5%, unas décimas más que en diciembre. Y sigue siendo el líder más apreciado, después del suyo propio, entre los votantes del Partido Popular y del Partido Socialista. Sin embargo, Rivera sufre como el PP los efectos que Unidos Podemos provoca en el reparto de escaños: con mejor resultado, el sondeo le atribuye un diputado menos que en diciembre. Y sobre todo, la pérdida de peso parlamentario del PP y del PSOE que la encuesta vaticina hace que la influencia de Ciudadanos a la hora de intentar sacar adelante una investidura pueda ser, en esta ocasión, mucho menor.

El PP y Unidos Podemos, los partidos con más rechazo

Es la prueba más evidente de que la campaña electoral del 26-J ha sido la campaña de la polarización: las dos formaciones a los que los sondeos atribuyen mayor estimación de voto, el PP y Unidos Podemos, son a su vez las que más rechazo provocan entre el electorado en general. Un 57% de los encuestados dice que no votaría en ningún caso al Partido Popular. La coalición de izquierdas causa rechazo en un 43% de los electores.

De los cuatro principales líderes, solo Rivera obtiene un saldo evaluativo positivo (la diferencia entre los que aprueban y desaprueban su gestión). En el sondeo, a pesar del cuádruple empate que refleja en muchos aspectos, Pablo Iglesias se sitúa por vez primera junto a Pedro Sánchez (ambos con un 23%) como el favorito de los españoles para presidir el Gobierno.

ENCUESTA Nº 3 EN EL MUNDO

El PP mejora respecto del 20-D; Unidos Podemos se consolida como segunda fuerza

http://www.elmundo.es/espana/2016/06/18/57657bdf468aeb31708b45bc.htm

Estimacion-voto-660.jpg

España regresa a la casilla de salida. O la última semana de campaña mueve el tablero o el 27-J, el escenario político contemplado en su conjunto, arrojará el mismo problema que tras el 20-D. No hay coaliciones naturales ni fáciles para formar Gobierno. Sólo una posibilidad, y entraña, hoy por hoy, impedimentos de raíz: la gran coalición PPPSOE. Todo lo demás se presenta muy complicado porque ninguna de las parejas imaginables sumaría los votos suficientes sin el concurso de formaciones nacionalistas o independentistas.

El PP será, según la macroencuesta de Sigma Dos para EL MUNDO, la fuerza que ganará de nuevo los comicios. Superará su resultado de diciembre en votos y en escaños -30,5% frente a 28,7% y entre 124 y 129 diputados frente a 123-, pero la distancia que le queda para la mayoría absoluta es tan grande -47 escaños en el mejor de los casos- que sólo podría cubrirla sumando con el PSOE, un partido que pierde definitivamente la segunda posición política -acumulará el 20% de los votos frente al 22% de diciembre- en aras de la coalición Unidos Podemos.

El sorpasso a los socialistas que han ido anunciando todos los sondeos queda confirmado. El partido encabezado por Pedro Sánchez ve cómo se hunde su suelo al pasar de los 90 diputados que obtuvo el 20-D, y que ya fueron su peor resultado histórico, a una horquilla que en el supuesto más favorable le vaticina 78 escaños y en el peor, 73.

Por el contrario, la formación liderada por Pablo Iglesias, gracias a su alianza con Izquierda Unida y al empuje de sus confluencias, conseguirá unos datos realmente importantes: se apuntará uno de cada cuatro votos (24,8%) y ocupará entre 86 y 92 escaños. Unidos Podemos, en definitiva, se situará a sólo cinco puntos y medio del Partido Popular.

Con estas perspectivas, si el PSOE descarta, como hasta ahora, un pacto de gobierno con el PP, sólo podría volver sus ojos hacia una alianza con el partido de Pablo Iglesias más alguna formación de corte independentista, porque solos, Podemos y PSOE, se situarían, si los dos logran el nivel más alto que les pronostica el sondeo, 170 escaños, es decir, a falta de seis para la mayoría absoluta. Los socialistas, por supuesto, en ese caso, irían de segundos ya que, de alcanzarse una suma de este tipo, el Gobierno resultante estaría encabezado por el líder del partido morado.

Este escenario, sin embargo, se presenta altamente improbable habida cuenta de que un resultado tan malo del socialismo, de confirmarse, desatará un auténtico terremoto en Ferraz que muy previsiblemente se llevará por delante el liderazgo de Pedro Sánchez.

El PSOE, en ese caso, entrará en un periodo de dirección interina con una gestora al frente que debería decidir in extremis si suma fuerzas con el PP para formar un Ejecutivo con respaldo sólido -más de 200 diputados- capaz de evitar la celebración de unas terceras elecciones.

Mariano Rajoy asegura estar dispuesto a tender la mano de nuevo a los socialistas para desbloquear, con un Gobierno de gran coalición, la situación política. En Moncloa han analizado cuidadosamente este escenario que podría ser el resultado de un pacto de Gobierno, de manera que en el Consejo de Ministros se sentaran juntos representantes de los dos partidos históricos y que, incluso, podría llegar a contar con el apoyo de Ciudadanos.

Más allá de esta ecuación, sólo cabe suponer un Ejecutivo en minoría fruto de un acuerdo PP-Ciudadanos -sumaría entre 159 y 169 escaños- que tendría que contar para la investidura con la abstención del PSOE y, después, hacer equilibrios de pacto constante para aprobar leyes en el Congreso. Esta fórmula, sin embargo, no comportaría ventaja alguna para los socialistas ya que, una vez formado el Gobierno, ni siquiera podrían encabezar la oposición parlamentaria, un puesto que a la luz de los resultados está reservado claramente para los de Pablo Iglesias.

En cualquier caso, de alcanzarse un acuerdo de este tipo, si se tiene en cuenta la posición que esgrime en esta campaña el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, exigiría, sin duda, que Rajoy diera un paso atrás y permitiera que fuera otro nombre popular, limpio como la patena de vínculos con los casos de corrupción, el que encabezara el proyecto y el hipotético Gobierno.

Y es que la encuesta señala que C’s, pese a conseguir dos décimas más en intención de voto que lo que obtuvo en las elecciones de diciembre -14,1% frente a 13,9%-, podría llegar a perder hasta cinco escaños. Si el 20-D obtuvo 40 diputados, ahora sus perspectivas se mueven en una horquilla que va de 35 a 40.

En definitiva, de la repetición de los comicios el gran beneficiado será Podemos que, tras la alianza con IU, da un salto espectacular en representación. Si el 20-D la suma del partido de Iglesias y sus confluencias con IU alcanzaba un total de 71 diputados, ahora, presentándose juntos a las urnas, están en condiciones de añadir a su cuenta entre 15 y 21 puestos más. El millón de votos que aporta IU como dote se rentabiliza de sobra y permite, gracias a la Ley D’Hont, ganar el último escaño, e incluso más, en buen número de plazas.

Si, como parece pronosticar la encuesta, la situación de bloqueo se mantiene, los partidos tendrán que hacer muchos esfuerzos y concesiones para conseguir que los ciudadanos cambien su percepción respecto al momento que vive el país. Ahora, un 70,8% opina que la situación es mala. Así lo cree el 61% de los simpatizantes del PP; el 73% de los del PSOE; el 75,6% de los de Podemos; el 65% de los de Ciudadanos y el 82% de los de IU.

La fórmula más fácil dentro del complejo panorama que se presenta -la coalición PP-PSOE- no suscita un apoyo abrumador. De lograrse, un 36% se mostraría conforme. Si el foco se amplía para sumar a la misma a C’s, el apoyo crece al 39%. Y si lo que finalmente se consuma es la alianza de centro derecha PP-C’s, un 45% estaría a gusto.

No sucede lo mismo cuando la opción que se ofrece es PSOE-C’s-Podemos. Un 72% asegura no ser partidario y el porcentaje sube al 79 si los que se pronuncian son los votantes de Rivera.

El pacto PSOE-Podemos, por su parte encuentra el rechazo de más de la mitad de los votantes socialistas (56%), aunque es muy bien acogido por los de la formación morada.

Cuando sobre la mesa se plantea todo el abanico posible de acuerdos de Gobierno, y no uno por uno, las simpatías se dirigen con más claridad hacia la alianza de izquierdas PSOE-Podemos (24%) empujadas por los votantes de esta última fuerza (71%). La siguiente opción, escogida por uno de cada cinco, sería PP-C’s y, paradójicamente, puestos a elegir al libre albedrío, la que menos entusiasmo atrae es la coalición PP-PSOE que sólo es señalada como primera opción por el 10,8%

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s