CON FIRMA. “Señor consejero, y de lo nuestro ¿qué?”, por @jezquerra57

CON FIRMA. “Señor consejero, y de lo nuestro ¿qué?”, por Julián Ezquerra  

 

179 hay alguien ahí 3x3 cm

Ha pasado ya un año desde que se constituyó el nuevo Gobierno de la Comunidad Madrid y, con ello, margen más que suficiente para hacer un pequeño análisis crítico de lo sucedido en este periodo. No es mi intención hacer política, pero si opinar sobre lo que sucede en nuestra Sanidad. Y al hilo de esto, recordar lo que decía Winston Churchill: “las críticas no serán agradables, pero son necesarias”.

Este año ha sido para la Consejería de Sanidad, y especialmente para su Consejero, un continuo estar en medios, en un escaparate mediático, actos con visibilidad, inauguraciones y clausuras de jornadas y todo tipo de eventos. Muchos anuncios, grandes palabras (como Humanización, Honestidad, Honradez, Humildad y todas sus habituales H). Un cambio respecto a sus antecesores, que uno tras otro hacían bueno eso de “uno vendrá que bueno te hará”. ¿Quiere esto decir que ahora se romperá esta realidad? Pues sinceramente, creo que no. Un cambio de formas no es un cambio real, solo una forma más amable de hacer las cosas mal.

Es cierto que se han producido cambios: la adecuación de listas de espera a los criterios comunes, el portal de plantillas, una mayor trasparencia, etc. son una realidad. Pero esto es todo. Se han quedado sin desarrollar otras muchas medidas. Precisamente las que afectan el personal sanitario, y a los facultativos más en concreto. Hagamos un pequeño repaso.

Esta legislatura tiene de especial y, en principio, de bueno que no ha generado un Gobierno sustentado en mayoría absoluta. Y esto obliga a que se tenga que entender con la oposición, que por cierto es mayoría en la Asamblea. Claro que no siempre la mayoría se opone en bloque y, con ello, los acuerdos y pactos entre los diferentes grupos políticos dan curiosos resultados.

Las diferentes proposiciones no de Ley y la Ley de medidas fiscales han abierto la posibilidad de ver el final del túnel para los profesionales. La aprobación de una moción sobre recursos humanos y la supresión de empresas públicas de los nuevos hospitales, junto a la posibilidad de estatutarización de los hospitales de Fuenlabrada y Alcorcón, hacían posible un cambio importante en materia de recursos humanos. Pero sólo ha sido eso, una posibilidad que no se plasma en nada concreto. Sólo, y de forma parcial, la integración de los nuevos hospitales en el régimen estatutario. Ni la carrera profesional, ni la jornada, ni las interinidades, ni los traslados, ni OPEs en condiciones. Estamos ante una auténtica Consejería NINI que se dice ahora. Ni estudia ni trabaja para nada bueno. Sí estudia, pero cómo incumplir los mandatos, y sí trabaja, pero para hacer lo contrario de lo que se le manda.

Cambian las formas, pero el fondo sigue siendo el mismo. Seguimos teniendo que recurrir una y otra vez a los tribunales para que se reconozcan nuestros derechos. La necesidad de recurrir a la justicia sigue siendo la cruda realidad. En los últimos meses se han tenido que llevar a los tribunales de justicia los pactos de gestión, la jornada, la plantilla de primaria, la convocatoria irregular de una jefatura, el nombramiento de una gerente de hospital, la libranza de la guardia de los sábados, la extinción de las empresas públicas de los nuevos hospitales, las OPES, la fusión de dos servicios, etc. No ha cambiado nada. Distintas caras, distintas formas, pero todo sigue igual. Las listas de espera, la pérdida de personal, la disminución de camas, el malestar de los profesionales, la precariedad en el empleo, la politización de los cargos de gestión, las “manos negras” que siguen haciendo a su antojo, el caos de una gerencia única de Atención Primaria que ya es crónica, la endogamia imperante en muchos centros, la lenta pero constante desamortización de equipos, el agachar los hombros y la desmotivación, el creciente “malestar de pasillo”, la resignación…

Sr. Consejero, está en su mano cambiar esto. Debe dar un golpe sobre la mesa, decir que la Sanidad no la gobierna otra Consejería; que necesitamos recursos, libertad para gestionar, recuperar la ilusión de los profesionales, y dar respuesta adecuada a la pregunta ¿y de lo nuestro qué? Aún está a tiempo de hacer que el dicho popular “uno vendrá que bueno te hará” no se cumpla también en su caso.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario general de AMYTS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.

A %d blogueros les gusta esto: