¿Qúe busca una noticia como esta? Desde luego, ayudar no

Leo con asombro el siguiente titular en eldiadio.es:

Sanidad activó el protocolo contra el virus de la garrapata 11 días tarde, con la enfermera ya contagiada

Entro en la noticia y no salgo de mi asombro. Estamos ante un caso complejo, que afecta y compromete seriamente a pacientes y profesionales, y lo que se dice no es precisamente lo que se espera leer de un caso como este. Ya empiezan las suposiciones, los dimes y diretes, la búsqueda de causas…y ahora lo importante es poner a disposición de los profesionales y paciente todo lo necesario para su tratamiento, sus cuidados, tec. Los expertos en epidemiología harán el estudio pertinente, los clínicos pondrán sus conocimientos al servicio de la paciente, y lo que debemos hacer los demás es apoyar y ayudar. ¿Es necesario decir lo de 11 días tarde? ¿Es necesario decir que se intuba sin guantes?

Si se han cometido errores o no, si se debe asumir responsabilidades o no, es ahora secundario. Por favor seamos serios en la información y no creemos alarmas innecesarias.

A continuación reproduzco literalmente el texto de la noticia:

Pasaron 11 días desde que ingresó el primer paciente, ya fallecido, contagiado de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo a través de una garrapata en Ávila hasta que se activó el protocolo contra este tipo de virus porque los médicos no lo identificaron y por tanto no podían ponerlo en marcha, según ha confirmado la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid en rueda de prensa.

La activación se produjo en el momento en el que la enfermera que le atendió en el hospital Infanta Leonor ingresó en el mismo centro con “fiebre inespecífica, dolores, pequeñas manchas de sangre y dificultad para respirar”. Entonces, ha aclarado el consejero de Sanidad Jesús Sánchez Martos, fue aislada en la UCI del hospital y, dos días después, trasladada al Carlos III –especializado en enfermedades tropicales– donde se encuentra en la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel.

Como ha confirmado Sanidad, el caso detectado es el primero de Europa Occidental con “carácter autóctono, no importado de otro ámbito geográfico”. En España, admite César Pascual (director general de coordinación de la asistencia sanitaria), “no hay experiencia en el diagnóstico y el tratamiento clínico de la enfermedad”. Por eso, han justificado, no se relacionaron los síntomas del paciente con este virus.

En junio de 2008, hubo un diagnóstico en Grecia y el virus es endémico en el este del continente, con presencia habitual en países como Croacia. También se han registrado varios en Bulgaria, Rusia, Serbia o Turquía.

Al paciente le diagnosticaron un fallo hepático en el hospital Infanta Leonor una semana antes de fallecer. Murió en el Gregorio Marañón, lugar al que fue trasladado tras activarse el protocolo de transplantes al que nunca llegó. Cuatro días después, ingresó la enfermera, cuyos propios compañeros al observar síntomas similares al hombre fallecido comunicaron a la Dirección General de Salud pública la posibilidad de estar ante un tipo de fiebre hemorrágica. Entonces se activó el protocolo contra el contagio pertinente, basado en el aislamiento y el control.

La enfermera, en estado grave, empezó a ser tratada –antes de conocerse la confirmación del Centro Nacional de Microbiología, comunicada este jueves– con “medicamentos antirretrovirales, antibióticos y fármacos para aliviar la sintomatología”.

La Consejería de Sanidad ha contabilizado a 190 personas que entraron en contacto con los dos contagiados. “Se está evaluando el nivel de riesgo y exposición de cada una de ellas”, ha explicado Yolanda Fuentes, directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid. A todas, ha asegurado, se le hacen llamadas proactivas a diario y se podría proceder al aislamiento domiciliario de las personas que han mantenido un contacto “muy estrecho”.

El contagio por “maniobras habituales en la UCI”

La enfermera no refirió, según ha confirmado Fuentes, ningún “accidente biológico”. El contagio “se enmarca dentro de las maniobras habituales de urgencia en una UCI, como intubar sin guantes” y entrar así en contacto con la saliva, una de las vías de transmisión del virus. Las otras, el resto de fluidos (sangre, excreciones o semen) y los tejidos.

El consejero ha enviado un “mensaje de tranquilidad” y ha asegurado que “los pacientes asintomáticos no transmiten la enfermedad”. Dado que la situación es nueva y excepcional, la Consejería de Sanidad ha puesto en marcha un Gabinete de Seguimiento y un Comité Técnico de Expertos de la propia consejería, el Ministerio de Sanidad e investigadores universitarios. Se informará sobre la evolución de la enfermera y las investigaciones diariamente a las 13:00 horas.

La fiebre hemorrágica Crimea-Congo es una enfermedad muy extendida a nivel mundial causada por un virus transmitido por garrapatas. Su mortalidad oscila entre el 10 y el 40%. La transmisión entre humanos, apunta Sanidad, “es mucho menos frecuente”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s