EDITORIAL e-revista @amytsmedicos. “Hablemos claro: los médicos somos otra cosa”

EDITORIAL. “Hablemos claro: los médicos somos otra cosa”, por Julián Ezquerra  
Por

en
4 diciembre, 2016

Amyts sostiene, e-Revista

sanidad-y-amyts-negocian-desde-el-1-de-diciembre-la-movilidad-interna-en-ap-4826_620x368

Junto a estar en lo cierto, en este mundo, lo mejor es ser claro y estar definitivamente equivocado”.
Thomas Henry Huxley.

Hace tiempo que venimos escuchando un clamor entre los médicos; hablo de médicos, pero es extensible a todos los “facultativos” del Sistema Sanitario. El modelo de acceso al empleo no vale, no recoge las peculiaridades de nuestro trabajo, no es apropiado a nuestra formación, cualificación, modelo de organización y jornada de trabajo. Por eso quiero ser claro y decir de forma abierta y pública lo que pienso.

Allá por el año 1966, los tiempos del NO-DO y el BOE en blanco y negro, se publicó el DECRETO 3160/1966 de 23 de Diciembre por el que se aprueba el Estatuto Jurídico del personal médico de la Seguridad Social. Se entendió entonces que los médicos eran “otra cosa” y necesitaban un Estatuto Jurídico propio. ¿Era esto algo descabellado? Puede que si se interpreta ahora con perspectiva y con el paso del tiempo, la idea que puede que originalmente fuera una forma de establecer diferentes “castas” no estaba muy alejada de lo que ahora se necesita.

No voy a decir nada que no está ya dicho, aunque no en un foro como es el de esta revista. Creo firmemente que es necesario establecer un nuevo Estatuto propio del médico/facultativo del Sistema Nacional de Salud. Me explico.

Para llegar a ejercer como médico en España es necesario acceder a una de las Facultades que más nota exige para su ingreso. Después, tras unos duros y agotadores 6 años de estudio, se obtiene la correspondiente “licenciatura en Medicina”, ahora grado de Máster, que te habilita para la nada. No es posible el ejercicio de la Medicina sin pasar por la correspondiente residencia de alguna de las especialidades que en España se reconocen. Es decir, te licencias con grado de Máster, y tienes que pasar una “oposición” que te permite acceder al periodo de 4 o 5 años de residencia, tras el que se obtiene, por fin, la correspondiente “acreditación para el ejercicio” de la medicina en cualquiera de sus especialidades. Por tanto, hemos pasado una oposición, hemos realizado un periodo de formación de 4 o 5 años, y hemos sido acreditados para el ejercicio profesional.

Ahora veamos la situación de los médicos en estos momentos. Es un mal endémico en todos los Sistemas Sanitarios de las diferentes CCAA la situación de precariedad laboral. Los modelos de acceso mediante concurso-oposición, su escaso número en cuanto a plazas y convocatorias, lo farragoso de su ejecución, lo absolutamente heterogéneo de los modelos, y la nula voluntad política de resolver el problema por parte de los diferentes gobiernos autonómicos, han llevado a la insostenible situación en la que nos encontramos. Tasas de interinidad/eventualidad de más del 40% no son de recibo, salvo que la Administración quiera tener a los profesionales en permanente situación de miedo y docilidad. Esto no puede seguir siendo así. Hay que plantear una solución y, como digo en el encabezado, voy a ser claro, aunque esté definitivamente equivocado.

En primer lugar, quiero manifestar que no me gusta el Estatuto Marco. Quiero un Estatuto Jurídico propio de los médicos/facultativos. Un Estatuto que contemple de forma justa, entre otras cosas, los siguientes aspectos:

  1. El acceso a la función pública del Servicio Nacional de Salud. Defiendo un modelo de concurso abierto y permanente, en el que tras ya haber aprobado la oposición al MIR y hacer la residencia que acredita la cualificación para el ejercicio de la especialidad, se acceda a las plazas con carácter fijo por riguroso criterio de igualdad, mérito y publicidad; la capacidad ya está acreditada. De esta forma, también todos los actuales interinos y eventuales en plaza vacante deberían pasar a la condición de fijos. Algo como esto haría que un acto heroico como el de la opositora de la OPE de anestesia que se examinó a escasas dos horas del parto, entre otras cosas por no perder una de las escasas oportunidades de acceder a una plaza fija, no sería necesario.
  2. Regulación de jornadas, guardias/hora extra -dejemos de hablar de “jornada complementaria”-, “tiempo a disposición de la Empresa/localización”, descansos, tiempos de trabajo a efectos de cotización y contabilización para jubilaciones, etc. Las especiales condiciones de nuestro trabajo deben ser reconocidas de forma clara.
  3. Jornada nocturna, turnicidad, penosidad de turnos de tarde, jubilaciones anticipadas o parciales, son otras de las características que se deben valorar.

Esto no es nada nuevo. Ya existen estatutos especiales en la Justicia y en la Universidad. Reconozcamos nuestras diferencias, seamos valientes, digámoslo de forma clara, aunque no todos lo entiendan y nos critiquen. Y repito, es posible que esté definitivamente equivocado, aunque es mi equivocación y la seguiré defendiendo.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.

A %d blogueros les gusta esto: