Nuevo Con Firma en la e-revista de @amytsmedicos, “Humanizar, pero… ¿hay algo más humano que el engaño?”

CON FIRMA. “Humanizar, pero… ¿hay algo más humano que el engaño?”, por Julián Ezquerra

0

196 Julian Ezquerra 3x3 cm

Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez”
René Descartes.

La Consejería de la Humanización, la que habla de humanizar la Sanidad, la que tiene en la boca la palabra humanización que repite y repite hasta aburrir, ha logrado para sí misma el calificativo de Consejería humanizada. ¿Qué es más humano que el engaño? El arte del engaño está íntimamente relacionado con la condición humana. Y más aún, si cabe, con la condición de político.

El pasado día 22, la Consejería de Sanidad se “doctoró” en humanización. Después de haberse anunciado el primero de los grandes engaños, el de la carrera profesional, esa carrera con “reconocimiento administrativo” y no económico, que contraviene el mandato de la Asamblea de Madrid y del Defensor del Pueblo, ahora se nos comunica que “de cambiar la aplicación de la jornada, nada de nada”. Años de imposición de un modelo pactado exclusivamente para el año 2012, años de imposibilitar una aplicación razonable, que permitiera a los profesionales ejercer su trabajo sin engaños y a favor de los pacientes, de que la propia Administración abriera una posibilidad de negociación, ahora queda en un nuevo “no”. Y lo que es peor, un no sin justificación alguna, sin argumentar.

Este mes hemos conocido que las listas de espera quirúrgicas, de consultas y de pruebas aumentan de nuevo en el mes de febrero, y eso a pesar de la venta a bombo y platillo de que ¡los hospitales ya tienen quirófanos de tarde y fines de semana! Qué gran engaño, qué media verdad, qué “humanización”. Los sufridos ciudadanos se creen que esta Consejería trabaja por ellos, les pone a su disposición quirófanos de tarde, y la ingrata realidad es que las listas de espera aumentan. La Consejería de la humanización y de los grandes titulares de prensa, a pesar de decir que hace todo lo posible por los ciudadanos, no logra sus objetivos.

¿Cómo es posible esto? Pues es sencillo de explicar. Los profesionales están cansados, hartos de promesas, hartos de precariedad y eventualidad, hartos de ver cómo a pesar de que se aumentó la jornada laboral de las 35 horas a las 37,5 horas semanales, a los médicos no nos dejan trabajar estas horas. Alguien pensó: “el país va mal y los funcionarios tienen que hacer un esfuerzo, y por ello les aumentamos su jornada semanal en 2,5 horas”. Bueno, pues esta idea que podría parecer razonable, en el caso de los médicos no se ha hecho así. Si trabajamos más, gastamos más. Si vemos más pacientes, si hacemos más pruebas, si se hacen más intervenciones, el problemhta es que se gasta más. ¡Qué contradicción! ¿Qué hacemos? se preguntó alguien. Pues nada, fácil, se engaña a los ciudadanos y se impide a los profesionales que trabajen ese más que se les pide, se les descuenta (“roba”) dinero de guardias, se quitan suplentes, se deja de pagar las ausencias no sustituidas, y como el engaño sale barato, todo resuelto. Y va otro y dice: ¿Y qué hacemos con las listas de espera? Y, como siempre, hay un iluminado que tiene respuesta para todo, va y contesta ¡pues lo de siempre, peonadas! Eso sí, las cambiamos de nombre para disimular y las llamamos “pactos de gestión”. Anunciamos que además estos pactos se harán en jornadas de tarde y fines de semana, decimos que en todos los hospitales ya se opera de tarde, lo publicitamos hasta la saciedad, y como decía Goebbels, “una mentira repetida miles de veces se convierte en verdad”.

Pero la gente no es tonta, la gente lee, la gente está informada y formada, y ve cómo todo esto se cae como un gigante con pies de barro, y la realidad es que la lista de espera sigue aumentando. Luego vendrá la propaganda habitual, con sus “sí, pero la espera media…”, “sí, pero en otras CCAA…”, “sí pero la lista de rechazo…”, vamos que intentarán enmascarar la realidad, “humanizar los datos”, hacer lo más humano, que no es otra cosa que engañar a quien se deje. Pero como decía el anuncio, no somos tontos. Tarde o temprano la “anestesia” se pasa, “la calma de los mares no es eterna”, y el dolor y las mareas reaparecen. A buen entendedor…

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.

A %d blogueros les gusta esto: