CON FIRMA. “Carrera Profesional para todos”, por @jezquerra57

CON FIRMA. “Carrera Profesional para todos”, por Julián Ezquerra

0

205 Julian Ezquerra 3x3 cm

“La probabilidad de perder en la lucha no debe disuadirnos de apoyar una causa que creemos que es justa”. Abraham Lincoln.

Después de años de injusta paralización de la Carrera Profesional, incluso no habiéndose concluido su fase de implantación, nos vemos ahora contentos por ver cómo se reactivan los comités de valoración y con ello, al menos la posibilidad de progresar de nivel. No es suficiente, al menos para mi, pues falta cerrar un calendario de pago, lo único que realmente dejará satisfechos a quienes llevamos años de paralización, injusticia, penalización, discriminación y maltrato profesional etc.

En enero de 2017 se dicta una resolución por parte de la Dirección General de Recursos Humanos, que sin ser mala, sí que es cierto que no es ni la mejor ni la más justa. Es difícil ganar siempre, es complicado que tus propuestas sean siempre aceptadas, incluso no es bueno ganar al contrario por aplastamiento, pues deja para los restos un enemigo herido y con ganas de revancha. Por eso la negociación entre partes deber dejar satisfecha a todos. Eso es clave en la teoría de la negociación.

Pero en lo que a Carrera Profesional se refiere, la situación es diferente. No puedo asumir que en estos momentos se deje a un lado a más de un tercio de compañeros que sufren los contratos de guardias, sustituciones y esos contratos eventuales en absoluto “fraude de ley”. ¿Cómo admitir que miles de compañeros se queden en la estacada? ¿Cómo tolerar que sin tener culpa se les perjudique con tanta saña? ¿Acaso son ellos culpables de no poder ser interinos? ¿Cómo es posible hacer que plazas estructurales se cubran con fraudulentos contratos de guardias? ¿Qué culpa tienen los que en 2007 eran eventuales, sustitutos o en contrato de guardia y no pudieron tener un nivel de Carrera Profesional asignado? Es que muchos de ellos ahora son fijos, y estar en el momento oportuno en contrato inadecuado les priva de años de trabajo para valorar en Carrera Profesional. No puede ser así, no debe ser así y no podemos tolerar que sea así.

Apelo a la Administración para que reconozca que esta situación injusta debe ser reparada. No puede ser partícipe de la misma y debe rectificar, de tal forma que sea subsanada esta injusticia de inmediato. Por ello se lo hemos pedido y por ello se firmó un acuerdo que contempla la inclusión de los no fijos en la Carrera Profesional. Pero hay que hacerlo con justicia y resarciendo el mal que se ha producido. No puede ser de otra manera.

Son miles de compañeros los afectados, miles de compañeros que trabajan cada día con nosotros, “los fijos”; que hacen lo mismo que nosotros, “los fijos”; que tienen el mismo derecho a ser tratados como nosotros, “los fijos”. Por ello apelo también a los fijos para que, si llega el momento, apoyen en la reivindicación de justicia, que no dejen de lado a quién es su compañero y con quién trabaja día tras día en su servicio, en las guardias, en su centro de salud o en el dispositivo de urgencias. Seamos solidarios, seamos justos. La probabilidad de perder es grande, pero no por ello debemos dejar de apoyarlo.  Con apoyo de todos, la realidad es que las voluntades se cambian y la Administración, ante la intensa presión de los profesionales, acaba cediendo. Se lo debemos, nos lo debemos. Hagamos que sea posible.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

Si quieres estar informado, no dejes de leer la e-evista de @amytsmedicos

er225

Disponible el Nº 225 de la E-Revista de AMYTS, (SEGUNDA ÉPOCA) del 17 al 23 de julio de 2017.

Accesible en: http://amyts.es/e_revista/

EL PRESENTE NÚMERO CONSTITUYE EL TERCER AVANCE DE LA REVISTA MADRILEÑA DE MEDICINA CORRESPONDIENTE AL MES DE JULIO DE 2017. ISSN: 2340-4302.

SUMARIO:
01. ACTUALIDAD. La Consejería de Sanidad trata de defenderse de las críticas por su mala gestión.
02. ACTUALIDAD. Nuevo documento del SERMAS con aclaración de dudas sobre Carrera Profesional.
03. ACTUALIDAD. Medicina y Universidad.
04. ACTUALIDAD. OPE 2015, PSIQUIATRÍA (listados provisionales de méritos), MICROBIOLOGÍA Y NEUROLOGÍA (calificaciones definitivas).
05. PROFESIÓN.Las guardias de los MIR en los servicios de urgencia madrileños.
06. ÁREA MIR. #ALERTAMIR: Claves para la seguridad jurídica de los médicos residentes.
07. CON FIRMA.“Carrera Profesional para todos”, por Julián Ezquerra.

CON FIRMA. “Reflexiones tras la tempestad”, por Julián Ezquerra

0

196 Julian Ezquerra 3x3 cm

El horizonte es negro, la tempestad amenaza; trabajemos. Este es el único remedio para el mal del siglo”
André Maurois.

Pasados unos cuantos días desde las últimas tormentas caídas sobre nuestros viejos y maltrechos hospitales, quiero hacer unas reflexiones, en frío, sobre lo que sucede cada vez que hay algo que supera una ligera lluvia. Inundaciones, goteras por doquier, caídas de techos, problemas eléctricos, etc., son habituales y noticia escandalosa en todos los medios de comunicación; por cierto, con toda la razón.

Con alguna excepción, que siempre las hay, en general los problemas se dan en los hospitales más viejos, y no antiguos, que no es lo mismo. Tenemos “antiguos edificios” perfectamente conservados, y tenemos viejos hospitales con muchos problemas. Antiguo o viejo, esta es una cuestión importante. Para nuestra desgracia, los grandes hospitales de Madrid son viejos, muy viejos y deteriorados por el paso de los años y su poco o mal mantenimiento preventivo.

Ahora que se ven las deficiencias y se escandalizan todos cuando aparecen inundaciones y goteras, se ponen los políticos “manos a la obra” y aprueban un presupuesto de 130 millones de euros para obras, “tachán, tachán”, se cuelgan medallas y, como los buenos magos, dan tres toques con su varita mágica y dicen ¿dónde están los 130 millones? Nadie los ve, nadie sabe cómo, pero han desaparecido. La política y la magia tienen mucho que ver. Te hace ver lo que no hay, hacen auténtico “ilusionismo”, pero no del de los magos, más bien el que podríamos llamar “ilusonismo” (iluso: “que se deja engañar con facilidad”), palabra que se parece pero no es igual.

Un poco de ficción para ser positivo. Veamos un sencillo ejemplo de lo que, a mi juicio, sería hacer las cosas con un poco de cabeza. Madrid tiene 5 grandes y viejos hospitales; a saber: La Paz, Clínico, Ramón y Cajal, Gregorio Marañón y Doce de Octubre. Me centro es estos, aunque hay otros con los que podríamos hacer el mismo ejercicio. Aproximadamente, entre los 5 el gasto por año es de unos 2000 millones de euros. Parece mucho dinero, y es cierto. En mi época de gestor, se decía que la construcción y dotación de un hospital cuesta lo mismo que un solo año de funcionamiento. Hacer 5 hospitales nuevos de estas características, costaría aproximadamente 2000 millones de euros.

Olvidemos la tendencia a costear la construcción mediante modelos PFI, PPP, o similares, y planteemos un modelo diferente al de la “hipoteca a 30 años” a costes claramente desmesurados. Con esos modelos, el político se ponía rápido la medalla, y recogía el premio de los votos de forma casi inmediata. “Yo lo pienso, yo lo hago, yo me beneficio”; “la empresa gana y el ciudadano pierde”. No queremos eso. Volvamos al modelo tradicional, y exijamos al gestor/político que se hagan las cosas con cabeza.

Pensemos un poco. Hay que gastar 2000 millones, y para ello debemos comenzar por fijar un plazo. Si hacemos los planes funcionales de nuevos hospitales o planes directores para reformar los existentes, y marcamos un horizonte de finalización de obras y puesta en marcha de 10 años, se necesitarían 200 millones de inversión por año. La verdad, en un presupuesto como el de la Comunidad de Madrid, no parece mucho. Sanidad cierra el año con un gasto de aproximadamente 8000 millones de euros.

Los números son muy esclarecedores. Según la estadística de gasto sanitario público 2015 del Ministerio de Sanidad, la Comunidad de Madrid dedicó a sanidad el porcentaje de PIB más bajo de todas las Comunidades Autónomas, el 3’9%, siendo la media el 5.7%. Para enmarcar aún más el problema, el gasto por habitante y año fue de 1.243 euros en Madrid, por 1.310 la media de todas las comunidades. Resumen: el menor gasto en PIB y por debajo de la media de gasto por habitante. Y eso en Madrid, “el motor económico del país”, ese Madrid que “va bien”, que “crece más que ninguna otra Comunidad”. Irá bien y crecerá, pero no lo notan los profesionales y las infraestructuras. Seguimos “recortados” en salarios y plantillas; los hospitales se caen e inundan.

Volvamos a los números iníciales. Necesitamos 200 millones por año si planteamos hacer el proyecto a 10 años, y 400 si se hiciera en 5. La población de la Comunidad de Madrid es de 6.5 millones de habitantes. Por tanto, estos 200 o 400 millones se conseguirían aumentando el gasto por habitante y año en 30,7 o 61,4 euros, lo que aumentaría el gasto total hasta los 1274 o 1304 euros por habitante y año. ¡Y seguiríamos estando por debajo de la media!

No hay excusa. Querer es poder, y la Comunidad de Madrid tiene que querer. Que lo haga el Gobierno o se lo impongan desde la oposición, pero que se haga. Madrid no merece vivir este bochorno cada vez que caen unas gotas de lluvia. Sus profesionales no pueden seguir sufriendo precariedad y recortes. Despejemos el horizonte, hagamos frente a la tempestad; trabajemos.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

Buen desayuno y lectura de la e-revista de @amytsmedicos, un clásico del domingo

“Es hora de ordenar las ideas”. Nuevo artículo en @redaccionmedica

Es hora de ordenar las ideas

Lunes, 10 de julio de 2017, a las 22:30
Las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas. Santiago Ramón y Cajal

Pongamos que hablo de Madrid, pero no solo.

Planificar, ordenar, organizar, relación de puestos de trabajo, plantillas orgánicas, plantillas funcionales, servicios, referencias, camas, alianzas, etc.; muchos conceptos, muchas dudas, muchas debilidades y el Sistema Sanitario ni sabe, ni quiere, ni se atreve a acometer en serio el problema.

Años de INSALUD que permitían el crecimiento limitado y con control; y después años de trasferencias y, con ello, todo lo contrario. Los Servicios de Salud están controlados y bajo la tutela de Hacienda, pero solo en lo que hace referencia a los aspectos de gasto, que se creen que controlan, eso que se llaman plantillas orgánicas y presupuestadas. La realidad es otra. Fuera de plantilla, al amparo de la eventualidad, los centros sanitarios han crecido y lo han hecho sin una planificación adecuada.

¿Qué servicios presta el Sistema Sanitario? ¿En qué centros se hace y cómo se hacen los servicios de referencia? ¿Todos los Hospitales deben ser iguales? ¿Quién se cree realmente eso de que existen Hospitales comarcales, terciarios o Universitarios? ¿O de categoría/nivel 1, 2 o 3? ¿Qué hospitales deben tener “plazas perfiladas”? ¿Cuántas y cuáles? ¿Todos los centros de salud deben ser iguales? Son muchas preguntas y podría añadir unas cuantas más.

Es posible que yo no me entere, también que mis conocimientos sean muy limitados, o que sea un zoquete y tenga que esforzarme más. Pero la realidad es que el Sistema Sanitario parece el “ejército de Pancho Villa”. Cada Hospital crece a su conveniencia, los servicios y la cartera que prestan dependen de la fuerza, las ideas y apoyos del gerente de turno; o del peso y la presión de los jefes de servicio; o del apoyo “institucional/político”; o de otros muchos factores que ya conocemos. Lo que sí parece es que no depende de un plan organizado, de una planificación (por cierto, para esto hace falta tener una cabeza pensante y no todos los Servicios de Salud la tienen) y de un mínimo de claridad.

Unas sencillas ideas de quién no sabe nada de esto y por ello a lo mejor es más fácil entenderlo. Es que los expertos se lían en las ideas, quieren tener todo tan estudiado, tan medido, tan controlado, que ya se sabe, al final todo “manga por hombro”.

Mapa sanitario de la Comunidad. Censo de centros, con sus carteras de servicios, sus necesidades, sus prioridades, sus plantillas (por especialidades, desglosadas en generalistas y “perfiladas”), clasificación de los centros sanitarios, necesidades actuales y a medio y largo plazo, plan de crecimiento/modificación/reconversión/director/sustitución…

Adecuación de estructuras, de plantillas, de organización asistencial; PLANIFICACION y al frente unos responsables que sepan, que entiendan y que hagan su trabajo sin prisa pero sin pausa. Cuanto más se tarde, mas caos y descontrol y, con ello, ganancia de unos pocos.

Situaciones reales son, por ejemplo, que en un hospital comarcal se realicen cirugías propias de un terciario; o que todas las plazas de especialidades se quieran “perfilar”, incluso inventando lo que no tiene sentido y solo para justificar la contratación de quien ya se sabe será el siguiente; hospitales en los que todos son “superespecialistas” de unas “superespecialidades” no reconocidas; hospitales en los que se quiere hacer de todo, aún a expensas de no tener casuística suficiente.

Pero también en Atención Primaria vemos centros de salud en los que las tarjetas se asignan por unos inadecuados “umbrales” que igualan lo que no lo es; en los que es indiferente si es docente o no; en los que no se tiene debidamente en cuenta las condiciones socio-demográficas; o dispositivos de urgencias de “segunda categoría” (para la Administración, no se entienda mal) como los SAR de Madrid o los clásicos PAC, en los que el médico y enfermera se bastan solos, sin apoyo administrativo o de celador; puedo seguir, pero no quiero cansar.

Todo esto solo son ideas; unas ideas que ya vienen de lejos. Hagamos caso al sabio Ramón y Cajal y hagamos algo con las ideas.

La e-revista de @amytsmedicos no conoce las vacaciones. Cada domingo, fiel a sus lectores

Logo amyts ampliado

Impresionante la contraportada de @mlalanda en la e-revista de @amytsmedicos

CONTRAPORTADA, “El consejero que DOBLA y VUELA…”, por Mónica Lalanda

0

222 Monica Lalanda 3x3 cm

La viñeta de la Dra. Mónica Lalanda para la contraportada de junio de 2017 de la Revista Madrileña de Medicina está dedicada a lo que ha sido noticia y no debería haberlo sido, porque ni los ciudadanos ni los profesionales sanitarios merecen tener un consejero de Sanidad como Jesús Sánchez Martos.

El problema para los ciudadanos y para los profesionales es que sí lo tenemos, Ahí sigue a pesar de sus “DESATINOS, OCURRENCIAS, BOBADAS, LOCURAS y ARBIRTERIEDAD”, calificativos que le dedicaron la mayoría de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid cuando a través de sus representantes le reprobaron en el Pleno de la la Asamblea de Madrid  del pasado 22 de junio. Algo que Lalanda ha sabido captar en clave de humor, ya que siempre, por mal que vayan las cosas, sigue siendo preferible reir, que llorar.

reprobaciones

Nueva entrega de la e-revista de @amytsmedicos. Genial contraportada de @mlalanda

“De lo utópico a lo posible”. Nuevo artículo gracias a @redaccionmedica

Viernes, 30 de junio de 2017, a las 12:10
Decía José Ingenieros que “En la utopía de ayer, se incubó la realidad de hoy, así como en la utopía de mañana palpitarán nuevas realidades”; frase que resume muy bien lo que a continuación quiero expresar.

Estamos inmersos en un momento en el que la necesidad de ver una salida al problema de la precariedad, la temporalidad y la permanente discusión sobre el modelo de relación laboral para los profesionales sanitarios, hace necesario buscar alternativas y perder el miedo a expresarlas en público. Parece que solo hay un camino posible, el camino marcado por la actual Ley, lo que contempla el Estatuto Marco y el Estatuto Básico del Empleado Público.

Las Leyes, los Decretos, las normas, son el resultado de lo que nuestros representantes políticos deciden configurando las mayorías necesarias. Por tanto, todo es posible, todo es susceptible de ser cambiado, solo hace falta voluntad política y entendimiento.

Ya he manifestado en más ocasiones que hay alternativa al modelo actual de acceso a la función pública en Sanidad. Incluso, y con los actuales marcos de regulación, es posible una interpretación diferente que ampare lo que planteo. Hay algo que no podemos cuestionar, y es que el acceso al empleo público debe seguir enmarcado por el respeto a los criterios de “igualdad, mérito, capacidad, publicidad y libre concurrencia”. En esto no caben dudas ni interpretaciones interesadas. También es cierto que estos principios no siempre se cumplen (o incluso raramente se cumplen) en su totalidad.

La Sanidad Pública, el Sistema Nacional de Salud, la Medicina en general, tiene una vitalidad tal que hace necesario adaptar los métodos de selección a la realidad. No podemos seguir anclados en el modelo actual, el del “personal estatutario”, una denominación que parece más moderna pero que no es otra cosa que un modelo de funcionario clásico de siglo XIX, que no es el más adecuado en los momentos actuales.

Cada año son miles los profesionales sanitarios que se deben incorporar al sistema, entre otras cosas por tener una estructura etaria que hace que en los próximos 10 años sea necesario el recambio de al menos un tercio de los mismos. Con el sistema actual, las famosas “ofertas de empleo público”, somos incapaces de hacer un relevo ordenado, ágil, eficiente, y, sobre todo, que respete el derecho a un trabajo estable y no sometido a las tasas de temporalidad actuales. Una oposición para sanitarios, desde que se aprueba hasta que se convoca y se desarrolla, supone en torno a los 4 o 5 años, aunque ya sabemos que siempre hay excepciones, pero son las menos.

Un médico tipo tiene una trayectoria que, en líneas generales, es muy similar. Se inicia con un acceso complicado y difícil a la universidad (los estudios de Medicina siguen siendo accesibles solo a un grupo muy selecto de estudiantes); después vienen esos 6 largos años de estudio duro e intenso (intentaron llamarnos “grado”, como otros muchos no precisamente iguales en exigencia); a continuación, y tras superar el examen para acceso a la formación especializada, obtienes una plaza para poder formarte durante otros 4 o 5 años. Al finalizar este periodo, la Administración te otorga un título de médico especialista, que certifica tu capacidad para ejercer como tal.

Y entonces comienza el verdadero “calvario”. Años de empleo temporal, con suerte alguna interinidad, las mas de las veces sustituciones, contratos de guardias, eventuales, etc. Todo ello con un modelo de acceso que, en el caso de especialistas hospitalarios, al menos en el SERMAS, no se rige por los criterios antes mencionados. No hay igualdad, ni se valoran méritos, ni hay publicidad y libre concurrencia. Solamente “estar en el lugar oportuno y en el momento adecuado”, “caer en gracia al jefe”, o tener un “perfil para una plaza con nombre”. Esta es la realidad.

Por eso vuelvo a soñar que puede ser real que algo utópico deje de serlo. Hace años que se inventó la solución, y se llama el “concurso abierto y permanente”. Que fácil sería que en el siglo XXI, en la era digital, cada profesional disponga de una carpeta personal en la que una vez “capacitado para el ejercicio de su especialidad”, pueda entrar en una lista baremada de méritos que sería la que nutre de forma ágil y sencilla de profesionales al sistema, con contratación/nombramiento como personal fijo, en tiempo real, y sin periodos de años de temporalidad. ¿Qué impide hacer esto? Que nos lo digan, y pongámonos a acometer los cambios normativos necesarios para posibilitarlo.

De verdad, creo que es cuestión de voluntad política. Pero claro, ahí me entran las dudas. ¿Existe voluntad de cambio?, o, por el contrario, ¿el sistema actual de precariedad le interesa a nuestros gobernantes? Mucho me temo que esta es la realidad y el mayor impedimento para hacer que lo utópico sea posible.

Nueva e-revista de @AMYTSMEDICOS. Ya un clásico de cada domingo

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.