Impresionante la contraportada de @mlalanda en la e-revista de @amytsmedicos

CONTRAPORTADA, “El consejero que DOBLA y VUELA…”, por Mónica Lalanda

0

222 Monica Lalanda 3x3 cm

La viñeta de la Dra. Mónica Lalanda para la contraportada de junio de 2017 de la Revista Madrileña de Medicina está dedicada a lo que ha sido noticia y no debería haberlo sido, porque ni los ciudadanos ni los profesionales sanitarios merecen tener un consejero de Sanidad como Jesús Sánchez Martos.

El problema para los ciudadanos y para los profesionales es que sí lo tenemos, Ahí sigue a pesar de sus “DESATINOS, OCURRENCIAS, BOBADAS, LOCURAS y ARBIRTERIEDAD”, calificativos que le dedicaron la mayoría de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid cuando a través de sus representantes le reprobaron en el Pleno de la la Asamblea de Madrid  del pasado 22 de junio. Algo que Lalanda ha sabido captar en clave de humor, ya que siempre, por mal que vayan las cosas, sigue siendo preferible reir, que llorar.

reprobaciones

Nueva entrega de la e-revista de @amytsmedicos. Genial contraportada de @mlalanda

“De lo utópico a lo posible”. Nuevo artículo gracias a @redaccionmedica

Viernes, 30 de junio de 2017, a las 12:10
Decía José Ingenieros que “En la utopía de ayer, se incubó la realidad de hoy, así como en la utopía de mañana palpitarán nuevas realidades”; frase que resume muy bien lo que a continuación quiero expresar.

Estamos inmersos en un momento en el que la necesidad de ver una salida al problema de la precariedad, la temporalidad y la permanente discusión sobre el modelo de relación laboral para los profesionales sanitarios, hace necesario buscar alternativas y perder el miedo a expresarlas en público. Parece que solo hay un camino posible, el camino marcado por la actual Ley, lo que contempla el Estatuto Marco y el Estatuto Básico del Empleado Público.

Las Leyes, los Decretos, las normas, son el resultado de lo que nuestros representantes políticos deciden configurando las mayorías necesarias. Por tanto, todo es posible, todo es susceptible de ser cambiado, solo hace falta voluntad política y entendimiento.

Ya he manifestado en más ocasiones que hay alternativa al modelo actual de acceso a la función pública en Sanidad. Incluso, y con los actuales marcos de regulación, es posible una interpretación diferente que ampare lo que planteo. Hay algo que no podemos cuestionar, y es que el acceso al empleo público debe seguir enmarcado por el respeto a los criterios de “igualdad, mérito, capacidad, publicidad y libre concurrencia”. En esto no caben dudas ni interpretaciones interesadas. También es cierto que estos principios no siempre se cumplen (o incluso raramente se cumplen) en su totalidad.

La Sanidad Pública, el Sistema Nacional de Salud, la Medicina en general, tiene una vitalidad tal que hace necesario adaptar los métodos de selección a la realidad. No podemos seguir anclados en el modelo actual, el del “personal estatutario”, una denominación que parece más moderna pero que no es otra cosa que un modelo de funcionario clásico de siglo XIX, que no es el más adecuado en los momentos actuales.

Cada año son miles los profesionales sanitarios que se deben incorporar al sistema, entre otras cosas por tener una estructura etaria que hace que en los próximos 10 años sea necesario el recambio de al menos un tercio de los mismos. Con el sistema actual, las famosas “ofertas de empleo público”, somos incapaces de hacer un relevo ordenado, ágil, eficiente, y, sobre todo, que respete el derecho a un trabajo estable y no sometido a las tasas de temporalidad actuales. Una oposición para sanitarios, desde que se aprueba hasta que se convoca y se desarrolla, supone en torno a los 4 o 5 años, aunque ya sabemos que siempre hay excepciones, pero son las menos.

Un médico tipo tiene una trayectoria que, en líneas generales, es muy similar. Se inicia con un acceso complicado y difícil a la universidad (los estudios de Medicina siguen siendo accesibles solo a un grupo muy selecto de estudiantes); después vienen esos 6 largos años de estudio duro e intenso (intentaron llamarnos “grado”, como otros muchos no precisamente iguales en exigencia); a continuación, y tras superar el examen para acceso a la formación especializada, obtienes una plaza para poder formarte durante otros 4 o 5 años. Al finalizar este periodo, la Administración te otorga un título de médico especialista, que certifica tu capacidad para ejercer como tal.

Y entonces comienza el verdadero “calvario”. Años de empleo temporal, con suerte alguna interinidad, las mas de las veces sustituciones, contratos de guardias, eventuales, etc. Todo ello con un modelo de acceso que, en el caso de especialistas hospitalarios, al menos en el SERMAS, no se rige por los criterios antes mencionados. No hay igualdad, ni se valoran méritos, ni hay publicidad y libre concurrencia. Solamente “estar en el lugar oportuno y en el momento adecuado”, “caer en gracia al jefe”, o tener un “perfil para una plaza con nombre”. Esta es la realidad.

Por eso vuelvo a soñar que puede ser real que algo utópico deje de serlo. Hace años que se inventó la solución, y se llama el “concurso abierto y permanente”. Que fácil sería que en el siglo XXI, en la era digital, cada profesional disponga de una carpeta personal en la que una vez “capacitado para el ejercicio de su especialidad”, pueda entrar en una lista baremada de méritos que sería la que nutre de forma ágil y sencilla de profesionales al sistema, con contratación/nombramiento como personal fijo, en tiempo real, y sin periodos de años de temporalidad. ¿Qué impide hacer esto? Que nos lo digan, y pongámonos a acometer los cambios normativos necesarios para posibilitarlo.

De verdad, creo que es cuestión de voluntad política. Pero claro, ahí me entran las dudas. ¿Existe voluntad de cambio?, o, por el contrario, ¿el sistema actual de precariedad le interesa a nuestros gobernantes? Mucho me temo que esta es la realidad y el mayor impedimento para hacer que lo utópico sea posible.

Nueva e-revista de @AMYTSMEDICOS. Ya un clásico de cada domingo

CON FIRMA. “Incumplimientos, engaños, incompetencia…¿Qué nos falta por ver?”, por Julián Ezquerra

CON FIRMA. “Incumplimientos, engaños, incompetencia…¿Qué nos falta por ver?”, por Julián Ezquerra  
Por

en
25 junio, 2017

Amyts sostiene, e-Revista

20170505-12860598w 

 

 

 

“Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez”

René Descartes.

Me parece que René Descartes no llegó a decir esta frase por vivir una situación de engaño como la que tenemos en la Comunidad de Madrid en lo que a la Consejería de Sanidad se refiere. Si hubiera sido así, no diría “no fiarse por entero”, sino “no fiarse nunca”

Son tantas las ocasiones en las que la Administración nos engaña, (bueno cree que nos engaña, pues la realidad es que para engañar hay que fiarse antes, y eso hace ya años que no ocurre), que cualquier acuerdo, pacto, promesa, compromiso, e incluso publicación en el BOCM se pone en cuarentena y de entrada partimos ya de que será un engaño o un nuevo incumplimiento u otro “tenemos voluntad de cumplir”, “hoy no…mañana”, o “si hay que publicar se publica, si hay que acordar de acuerda…pero cumplir, eso ya veremos cuando”, pues “tenemos que consultarlo con la superioridad” (entiéndase superioridad como sinónimo de Hacienda).

¿A qué viene esto? se preguntará alguno. Pues es sencillo de entender. Este pasado lunes, la Administración Sanitaria de Madrid, en un acto de superación personal, hace un alarde de capacidad de engaño y se contradice a sí mismo, se intenta “autoengañar” (sin reírse) y se desdice de lo que firmó sobre la carrera profesional el pasado 24 de enero; ¡tan solo 5 meses después! Se han superado. El engaño y el incumplimiento son casi inmediatos, no han esperado al habitual agotamiento del contrario, a que se olvide con el tiempo, a que el caso duerma en un cajón largo tiempo y pase al más absoluto olvido.

Quieren hacer una interpretación “ad hoc” de la resolución dictada para reactivar la carrera profesional, y además quieren hacerlo mediante la “petición de un informe jurídico”, de parte claro está, de su parte para ser más exactos, que diga y sustente lo que a ellos les interesa. Después de ver el informe jurídico que avalaba el reconocimiento administrativo de los niveles de carrera, en contra de lo que dice la Ley de presupuestos, las sentencias judiciales que ellos mismos han ganado, y lo que decían hasta ayer, imaginamos lo que dirá el nuevo informe.

Nos plantean ahora, después de poner en marcha toda la maquinaria para presentar méritos para evaluación de carrera, generar un ingente trabajo a los profesionales, ver una luz al final de este túnel oscuro que es la carrera profesional, que es posible una interpretación diferente. A los interinos que en 2007 se les asignó un nivel a expensas de pasar a ser fijos y pagar la retribución correspondiente, resulta que ahora dicen que aquello no vale para nada, que parten de cero, que las resoluciones de los gerentes no tienen valor. Y niegan que haya muchos compañeros que tenían esta asignación como interinos y que tras consolidar en las OPEs anteriores a la paralización de la carrera, de forma automática se les reconoció el nivel y se les está abonando. Luego se molestan cuando gritamos que basta ya de maltrato. Empleo precario, temporalidad, maltrato, esa es la realidad de miles de compañeros.

Nos quieren engañar a nosotros y se quieren engañar ellos mismos, pero desde luego, al menos a nosotros no nos engañan. Y como bien dice Descartes, ya no nos podemos fiar que quienes no es que nos engañen una vez, es que su estado habitual es el de vivir en el engaño. Han perdido nuestro respeto, han perdido toda la credibilidad, han perdido nuestra confianza y ahora, para rematar la faena, tenemos un Consejero reprobado.

Julián Ezquerra Gadea

Secretario general de AMYTS

CON FIRMA. “Dobla, dobla, dobla el papel de tu cese y ya tienes un abanico”, en la e-revista de @amytsmedicos

CON FIRMA. “Dobla, dobla, dobla el papel de tu cese y ya tienes un abanico”, por Julián Ezquerra

196 Julian Ezquerra 3x3 cm

“Me gustan mis errores, no quiero renunciar a la libertad deliciosa de equivocarme”. Esta frase de Charles Chaplin está muy bien para ser utilizada por este genio, pero entendida en el contexto en el que desempeñaba su función. Lo que ya no se puede compartir es que se aplique en el entorno de la política, las funciones de representación, el ejercicio de la gestión pública. Y parece que la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Sra. Cifuentes, no quiere renunciar a su libertad de equivocarse; y no por una equivocación sin más, sino por una equivocación que todos, de forma reiterada, ponen en su conocimiento.

La política es algo muy serio; el político debe ser también muy serio; la representación de la voluntad popular deber ser entendida como un servicio al ciudadano, y deben ser escuchadas sus peticiones, de lo contrario, se entendería que la democracia solo se aplica para elegir representantes, y se olvida una vez elegidos.

Sanidad es una de las Consejerías, (por no decir la mas), más importantes de cualquier Gobierno de Comunidad Autónoma. Y lo es por varias razones: es la que tiene más presupuesto, la que dispone de más personal, la que cualquier ciudadano, tarde o temprano, acaba utilizando, y también la que tiene una mayor afectación en la vida de las personas. Por eso, al frente de la Sanidad debe estar siempre un Consejero competente, serio, capacitado y responsable.

Y en esto último, la verdad es que en Madrid llevamos ya largos años que esto no se cumple. Hoy no pondré calificativos a cada uno, pero recordemos algunos nombres: Lamela, Güemes, Lasquetty, Rodríguez, Maldonado (corto e insustancial mandato), y ahora Sánchez Martos. A todos nos vienen a la cabeza sus grandes fracasos, sus maléficas ideas o incontinencias verbales, sus nefastas gestiones de las crisis, y sus salidas de los Gobiernos.

El actual Consejero lleva una temporada en la que todo lo que hace o dice se convierte en polémica. Cierta prepotencia y desprecio hacia la oposición política, constantes alusiones a politización de organizaciones profesionales, tan solo por no ser cómplices de sus ideas, anuncios como el de la carrera profesional y declaraciones sobre cumplimiento de todo lo acordado con los profesionales, que una y otra vez desmienten y demuestran que no es cierto, planes de esto o de aquello, la humanización, la danzaterapia, la escuela de salud, hoy anuncio no sé cuantos millones para mejorar los techos, acabar con las goteras, cambiar ascensores que no funcionan, y para arreglar los problemas eléctricos de un hospital del que se niega existan dichos problemas, ….todo ello con el único objetivo de acaparar espacios en los medios de información sanitaria.

Y ya para rematar la faena, llega el calor, la ola de calor de cada año, y sus mismas consecuencias. Qué sencillo es dar consejos sobre prevención, qué sencillo es dejar a los profesionales que hablen de ello, qué sencillo es apartarse de los focos y dejar el protagonismo a los que saben.

Pero no, ahí está el, el experto en comunicación, el catedrático de educación para la salud, el médico y enfermero; le ponen una “alcachofa” y se lanza en tromba, hace declaraciones que no controla, que no medita, que olvidan que es Consejero y no está en uno de esos programas que tanto le gustan, y zas….dice aquello de “dobla, dobla, dobla..” y ya tienes un abanico.

Ha logrado la frase del año, la frase de la mofa, la frase que ha servido para ser criticado por todos, y con razón. La oposición le saca los abanicos en la asamblea, una diputada le regala uno de papel y con desprecio se lo tira a los pies, consigue que, salvo sorpresa, se pueda convertir en el Consejero reprobado, lo que hará que su apodo más habitual cambie por el de “el reprobado”.

En fin, que contra la persona no tengo nada, a todos respeto, pero contra el personaje político, solo tengo que decir una cosa: Sra. Cifuentes, “doble, doble, doble” su orgullo, renuncie a la libertad de equivocarse, y háganos el favor de cambiar al Consejero de Sanidad.

 Julián Ezquerra Gadea

Secretario general de AMYTS

Bienvenidos a la “semana del abanico” en la e-revista de @amytsmedicos

No te pierdas la e-revista de @AMYTSMEDICOS, imprescindible para estar al día

Pasa palabra especial: “el reto” de los incumplimientos del SERMAS

Contestación de AMYTS a la Consejería sobre los incumplimientos

El pasado día 2 de junio de 2017, en la Mesa Sectorial de Sanidad, el Consejero presentó un documento que, según sus palabras, desmiente uno por uno los incumplimientos de los que hablamos reiteradamente. El Consejero dice que nos deja sin argumentos y que demostremos lo que decimos de la misma forma que hace él, con documentos.  Aceptamos el reto:

A: Acción social

B: Bolsas de empleo

C: Carrera profesional

D: Descuento de 200 euros

E: Eventuales

F: Facilitar contratación por ausencias

G: Guardia. Contratos

H: Hospitales. Máximo de guardias

I: Interinización

J: Jornada laboral

K:Pasa palabra

L: Libranza de al menos 2 fines de semana/mes

M: Movilidad interna Atención Primaria

N: Nuevas categorías

Ñ: Pasa palabra

O: Oferta de empleo anual

P: Productividad variable

Q: quirófanos de tarde

R: Retribuciones. Nuevo sistema

S: Selección y provisión

T: Traslados

U: Urgencias y emergencias

V: Vida familiar. 15% pago turno de tarde

X: Pasa palabra

Y: Pasa palabra

Z: Pasa palabra

Desde que se nombró nuevo Gobierno en el año 2015, y repasando actas de la mesa sectorial, por orden cronológico hay que señalar los siguientes incumplimientos:

1.- Acta nº 2/2015 de 9 de septiembre.  Página 11, contestación de la Administración a la pregunta sobre la segunda vuelta de la conversión de eventuales en interinos: “si existe el compromiso, se cumplirá´, habrá que ver las vacantes generadas y los sustitutos”. INCUMPLIDO

En este mismo acta, página 11, la administración contesta sobre los quirófanos de tarde y fusión de servicios, “todo lo que afecte a condiciones de trabajo se traerá a esta mesa”. INCUMPLIDO

2.- Acta nº 3/2015 de 30 de octubre. Página 7, la Administración reitera lo dicho anteriormente.  INCUMPLIDO

3.- Acta nº 3/2015 de 30 de octubre. De nuevo la Administración, en la página 8, dice en relación al proceso de interinización: “hay que terminar la primera fase y que sea la comisión de seguimiento la que se reúna para definir los criterios de esta segunda fase”. INCUMPLIDO

4.- Acta nº 3/2015 de 30 de octubre. “se comenzará a planificar las necesidades de las nuevas categorías para su reflejo en las plantillas orgánicas correspondientes” INCUMPLIDO

5.- En la mesa sectorial nº 4 de 10 de diciembre de 2015, se acuerda la constitución del grupo de trabajo para la elaboración de un Acuerdo en materia de selección y provisión. Y se cita a próxima reunión el 17 de diciembre de 2015. También se acuerda negociar un modelo de pactos de gestión tras la finalización de los que estaban aplicando y que finalizaban el 31 de diciembre. INCUMPLIDO

6.-  Acta 1/2016 de 5 de febrero. En la página 3, se firma el “acuerdo de bolsas de empleo temporal (acuerdos que se suscriben y firman en este acto)”. INCUMPLIDO

7.-  Acta 1/2016 de 5 de febrero. En la página 7 la Administración vuelve a decir que “se negociarán en esta mesa a través de un grupo de trabajo específico”. INCUMPLIDO

8.- Acta 2/2016 de 13 de abril.  En la página 7, punto quinto del orden del día se establece y se acuerda constituir grupos de trabajo sobre pactos de gestión y jornada laboral. INCUMPLIDO

9.- Acta 2/2016 de 13 de abril. En la página 19, ruegos y preguntas, la administración dice en contestación a pregunta de AMYTS sobre traslados de especialidades hospitalarias: “que los traslados parece razonable y se estudiará”. Seguimos esperando. INCUMPLIDO

10.- Acta 4/2016 de 22 de julio de 2016. En la página 10, en ruegos y preguntas y en contestación a AMYTS la Administración dice:”el grupo de trabajo para la elaboración del Decreto de selección y provisión se creó, si bien, no llegó a constituirse, por lo que habrá que analizarlo”. En definitiva, INCUMPLIDO

11.- Acta 5/2016 de 13 de octubre de 2016. Respecto a la productividad variable, página 3, en contestación a AMYTS la Administración dice: “restablecer los pagos a cuenta requiere de una modificación en los presupuestos del SERMAS, por lo que es necesario tramitar a Hacienda el expediente para su autorización”. INCUMPLIDO

12.- Acta 7/2016 de 30 de noviembre. Página 5: AMYTS pregunta por qué en el Hospital Ramón y Cajal no se paga productividad a los contratos de guardias, y la Administración en dos apartados diferentes contesta:

“Hay un problema de interpretación de la Resolución de productividad  en algunos hospitales, que ha hecho que su aplicación no sea uniforme…” Y derivado de ello otro tema no resuelto. INCUMPLIDO

“Este año no es posible hacerlo por motivos presupuestarios al haberse agotado el crédito……..pero se revisará para que todos los centros actúen de igual manera y el año que viene se incluirá a este personal…….se regularizará el pago al año que viene”. No se ha pagado. INCUMPLIDO

13.- Acta 7/2016 de 30 de noviembre. La administración, página 15, sobre el descuento de 200 euros de las guardias a los facultativos contesta “que se estudiará y se les proporcionará respuesta”. Seguimos esperando. INCUMPLIDO   

14.- Acta 1/2017 de 12 de enero de 2017. Acuerdo sobre Carrera Profesional. Debería estar concluido en el primer trimestre de 2017. INCUMPLIDO 

15.- Acta 2/2017 de 25 de enero.  El acuerdo de movilidad interna en Atención Primaria, firmado en la mesa sectorial, establece que en enero de deberá convocar la movilidad con las plazas vacantes hasta el 31 de diciembre del año anterior. A día de hoy no se ha convocado la movilidad del 2017. INCUMPLIDO

16.- Acta 2/2017 de 25 de enero. AMYTS, página 10, pide a la Administración sobre la creación de bolsas de especialidades hospitalarias, alegando que el acuerdo de 5 de febrero de 2016 tiene que respetarse. La Administración contesta: “la creación de bolsas en cada una de las especialidades de facultativos es una decisión a tomar por la Administración, que tendrá que valorarlo, ya que se trata de trasformar una situación de más de 30 años…..”. Seguimos esperando. INCUMPLIDO

Además de todos estos incumplimientos, debemos añadir todos los pendientes de los acuerdos del 2007:

  • Plan de Acción Social.
    • Antes del 31 de enero de 2007. INCUMPLIDO
  • Decreto de Selección y provisión.
    • Sometido a informe de la Mesa como máximo el 15 de febrero de 2007. INCUMPLIDO
  • Bolsas de empleo.
    • La negociación debería estar concluida el 31 de enero de 2007. INCUMPLIDO
  • Plan de Urgencias y Emergencias.
    • Dentro del primer trimestre del 2007. INCUMPLIDO
  • Sistema retributivo.
    • Primer cuatrimestre del 2007. INCUMPLIDO
  • Empleo:
    • Oferta de Empleo Público cada año. INCUMPLIDO
    • Estudio antes del 31 de marzo de 2007 de plantillas para determinar plazas coyunturales y estructurales y aquellos considerados estructurales se incluirán en el plazo máximo de dos años como plazas de plantilla orgánica, dotándose las mismas con personal interino. INCUMPLIDO
    • Los nombramientos eventuales en el SUMMA 112 y en los SUAP considerados estructurales se incluirán en plantilla orgánica del SUMMA 112 durante el primer trimestre del año 2007. INCUMPLIDO
  • Retribución en el SUMMA 112 de las guardias de navidad como en Atención Hospitalaria. INCUMPLIDO
  • Atención primaria.
    • Pago de ausencias no suplidas. INCUMPLIDO
    • Se tenderá a garantizar la contratación necesaria por ausencias. INCUMPLIDO
    • Pago del 15% de retribución por turno de tarde. Con objeto de reconocer los efectos que para la conciliación de la vida familiar tiene la jornada de tarde. INCUMPLIDO      
  • Plan de reordenación de recursos humanos.
    • Se acuerda elaborar un estudio de necesidades de plantilla que conlleve la aplicación de un máximo de 42 noches en turnos rotatorios y garantice la libranza de al menos dos fines de semana mensuales. INCUMPLIDO
    • Se acuerda elaborar un estudio para la concreción del número máximo de guardias médicas que permita conciliar a labor profesional con la vida familiar de los facultativos. INCUMPLIDO
  • Incumplimiento de toda la fase de implantación y posterior desarrollo de la Carrera Profesional. INCUMPLIDO

 

 

“De médico estatutario a médico con estatus propio”. Nuevo artículo en @redacciomedica

Domingo, 04 de junio de 2017, a las 18:40
“La cobardía es el miedo consentido; el valor es el miedo dominado”; Ernest W. Lecouvé. No seamos cobardes, tengamos valor y dominemos el miedo. Miedo a un cambio que de hecho ya existe, aunque no se quiera hacer también de derecho.

No me gusta el Estatuto Marco y no me gusta el Estatuto Básico del Empleado Público, pero ambas son las normas básicas que rigen el “régimen funcionarial” del médico (permítanme hablar del médico, aunque en el término se incluye a todos los facultativos). Y los hechos demuestran que a la Consejería de Sanidad, y más concretamente el SERMAS, tampoco le gustan.

Desde las transferencias de competencias en Sanidad, el SERMAS ha demostrado que no le gustan las normas que rigen las condiciones en las que los médicos desempeñamos nuestro trabajo. Y como no le gustan, se las salta. Las condiciones que marcan ambas normas, el Estatuto Marco y el EBEP, en el caso de los médicos se ignoran o sencillamente se aplican solo cuando al SERMAS le interesa.

Empecemos por algo básico. El acceso a las “función pública” para los médicos, salvo en el caso de Atención Primaria, y de aquella manera, no respeta los criterios que contempla la norma. Igualdad, mérito, capacidad y publicidad deben ser las condiciones obligadas en la contratación inicial de todo eventual/interino que accede al Sistema Sanitario. Para ello sería necesario establecer una bolsa de empleo que se base en estos principios. Pero no, en el SERMAS no se quieren, sencillamente es más fácil que se contrate por medios “digitales”, pero no en su concepto “digital 2.0”, sino en el sentido más estricto de la palabra. A buen entendedor…

Una vez se ha iniciado la actividad laboral, con su indudable y tradicional endogamia (“a ver si ahora van a venir del Hospital X a enseñarme a mí como se hacen las cosas”), llega el momento de acceder a la plaza fija mediante una oposición. Para esto si les gusta el modelo. Unas oposiciones que reúnen al menos tres peculiaridades. Una es decidir quién debe tener la oportunidad; “esta es la mía”. Otra es que debe ser mediante examen pensado no para un concurso abierto, sino para quienes tienen su “papeleta”. Y por último, pensada para que se consolide cada cual en su sitio, faltaría más.

Para ello se diseñan exámenes y tribunales que garanticen el resultado. Y aquí debo decir que el SERMAS, en las últimas oposiciones de especialidades hospitalarias, ha tenido a bien poner un temario y preguntas tipo test. Todo ello una novedad. De otras cosas mejor no hablo.

Además el SERMAS, argumentando lo complejo que resulta todo, el caos organizativo, que se pone en riesgo la asistencia sanitaria o que los servicios se pueden desorganizar, desestructurar, descomponer, etc.,  impide de forma sistemática la convocatoria de concursos de traslados. Con ello impide el derecho de todos los médicos a la movilidad, tal y como marcan las normas básicas. Controlan la entrada y limitan los movimientos.

Madrid no tiene “hechos diferenciales” como otras Comunidades. No tiene idioma propio que sea un obstáculo casi insalvable. El SERMAS hace algo más duro, algo aún más “diferencial”. Sencillamente, eleva “muros de contención que rodean sus hospitales” y los defienden de la invasión bárbara que puede provenir de sus propios centros hospitalarios y no digamos ya de los de fuera de su dominios. Ríanse ustedes del “muro de Donald Trump”. Este está, de momento, solo en la cabeza de alguien. Pero el “Muro del SERMAS” ya existe.

Volviendo al inicio. Si las condiciones de trabajo del médico son especiales, si el acceso es especial, si la jornada es especial, si las guardias no son guardias sino “jornada complementaria”, si el derecho al descanso está reconocido pero siempre en cuestión, si las retribuciones son como un iceberg (tienen una parte visible y otra que no se ve), si realmente somos tan diferentes, yo me pregunto ¿Por qué no hablamos claro y nos ponemos a diseñar un “estatuto propio”, un “convenio franja”, un “convenio singular”? De hecho ya existe; hagámoslo también de derecho. Dominemos nuestros miedos, armémonos de valor y pongámonos a ello. Sería más honesto. De lo contrario, le pido al SERMAS que mientras vence su miedo al cambio, al menos respete lo que dictan las normas vigentes. Y no me vale lo que tantas veces he dicho: “al amigo la excepción, y al corriente la legislación vigente”. O todos amigos o todos corrientes.

La visión crítica de un médico sobre el "sistema". Dar opinión y comentar la información, sobre todo sanitaria, pero no exclusivamente. Me interesa lo que sucede y el entorno.